Stallman: ‘Apple es el enemigo público número uno, mucho peor que Microsoft’

Empresas
0 0 44 comentarios

Richard Matthew Stallman, programador estadounidense, presidente de la Free Software Foundation y ‘padre’ del software libre bajo un marco legal, político y moral, sigue dejando titulares como el que nos ocupa: “Apple es el enemigo público número uno, pero paga mucho para dar otra imagen. Engaña a la gente para que se sientan cool perdiendo su libertad”.

Tremendo Stallman (como de costumbre), radical como pocos en la defensa de sus principios y claro como nadie en sus declaraciones, en este caso en una entrevista para La opinión de Málaga donde desgranó su conocido discurso aclarando que “su trabajo no se fundamenta en ningún odio hacia los gigantes, sino en un deseo profundo de libertad”.

“El software libre es el que respeta tu libertad y la solidaridad social de tu comunidad. El software privativo, en cambio, priva de libertad a sus usuarios”, explicó Stallman, recalcando las cuatro libertades –a su juicio- esenciales en el software: ejecutar el programa como quieras, estudiar el código fuente y cambiarlo, distribuir copias exactas y hacerlo de tus versiones cambiadas. “Sólo así tienes el control del programa; y no al revés. Éstas son las dos opciones, una justa y la otro injusta”.

Como es costumbre en una intervención de Stallman fue imposible no hablar de los grandes del software propietario como Microsoft: “No nos importa lo que hagan empresas como Microsoft, nosotros escribimos programas libres, los distribuimos y así ayudamos a los usuarios, y si a Microsoft no le gusta, que se vaya al diablo”.

“Microsoft y su suerte no nos interesa. Lo que hace con software privativo está mal y no debe existir. Y Microsoft es sólo un ejemplo. Apple no es tan grande, pero es más malévolo porque impide incluso que se instalen sus aplicaciones, lo que los hace pioneros en productos con esposas digitales. Apple es el enemigo público número uno, pero paga mucho para dar otra imagen. Engaña a la gente para que se sientan cool perdiendo su libertad”, remató Stallman, tan radical y tan claro como siempre.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor