Técnicas innovadoras para hacer equipo: cine para grandes empresas

Empresas

Cookie Box hace “arte para empresas”. Desde cortometrajes hasta proyectos de gamificación para “transformar corporaciones”.

Hoy ha dado comienzo en Madrid Zinc Shower, el que dice ser el mayor evento europeo de emprendimiento en industrias culturales y creativas.

El Matadero de Madrid, coproductor del evento, acoge a partir de hoy y hasta el próximo domingo unas jornadas llenas de actividades. La programación cuenta con 80 charlas, 50 talleres, 30 networkings y 50 shows, entre los que hay desfiles de moda, conciertos y actuaciones de danza y teatro.

La industria de la cultura, que representa el 4% del PIB en España y genera el 3,1% del empleo total, es más dinámica que nunca. El difícil entorno económico y sobre todo la irrupción de las nuevas herramientas tecnológicas han allanado el camino para la llegada de cientos de propuestas.

La organización del evento ha recibido más de 800 propuestas de todo el mundo. Finalmente han sido 100 los proyectos seleccionados. Muchos de los casos, nos cuentan desde la organización, son proyectos con una base tecnológica. Desde aplicaciones móviles hasta monedas virtuales.

El evento cuenta además con más de 90 inversores acreditados, por lo que las oportunidades de que sus proyectos sean apadrinados son altas.

Emprendedores que ayudan a grandes empresas

Eventos como este tienen un perfil muy concreto: jóvenes emprendedores que, vestidos con pantalones vaqueros y zapatillas deportivas presentan sus innovadoras ideas de negocio a inversores y grandes corporaciones.

Pero el papel de la gran empresa no queda relegado al patrocinio o a la absorción de los proyectos presentados. En algunos casos la gran empresa es el cliente principal de las iniciativas.

Cookie Box es una pyme de 30 empleados. La plantilla la componen 4 directores de cine, 7 ilustradores, 6 gamificadores, 2 DJs, consultores de ESADE, fotógrafos, escultores y tecnólogos. Han trabajado con la Caixa, BBVA, Novartis, Gallina Blanca y Danone.

¿A qué se dedica una empresa con una fuerza laboral tan heterogénea?

“Hacemos narración transmedia”, dice Sergi Corbeto, socio fundador de la compañía. El equipo de Cookie Box hace arte (desde piezas musicales a cortos y películas de cine) y se lo vende a las empresas para que estas, en última instancia, ayuden a transformar sus organizaciones.

La idea, cuenta Corbeto, llegó cuando vio una escena de Buscando a Nemo. “El pececillo entra en una pecera donde los demás van a su rollo. En poco tiempo consigue hacer equipo y al final se convierte en un equipo de alto rendimiento”, explica. Tras presentar esta escena a un grupo de trabajo y preguntarles sobre lo que vieron, “estuvieron tres horas hablando de ello”.

“Decidí que quería hacer cine para empresas”.

Lo más importante de la llegada de internet, dice Corbeto, es la explosión de la inteligencia colectiva. “Ya no queremos ser invitados a hacer algo, queremos sentir que creamos algo”, defiende. “Los directivos y las empresas que no entiendan esto están muertos”.

La fórmula mágica para guiar las transformaciones dentro de una corporación es a través de “cosas bonitas que enganchan” y tiene que ver con hacerles partícipes de ello con técnicas como la gamificación.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor