Tecnocom contempla un positivo comportamiento del mercado TIC

Empresas

La consultora tecnológica quiere subirse a la ola de la recuperación ayudando a las empresas en su trasformación digital.

En un evento celebrado en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid que convocaba tanto a periodistas especializados en tecnología y finanzas como a un selecto grupo de analistas e inversores, la multinacional española Tecnocom hacía una exposición de su estrategia para el próximo trienio en un escenario que vaticinan positivo y de crecimiento.

En su Plan Horizonte 2018, Tecnocom presentaba las líneas maestras de sus objetivos de negocio y repasaba sus últimos resultados económicos que la devuelven a la senda de la rentabilidad, después de una convulsa travesía en el Mercado Alternativo Bursátil afectada por escándalos ajenos como el desastre de Gowex o los vaivenes de Zinkia. “Aportamos 30 años de experiencia contrastada sin una anotación al margen en nuestros informes de auditoría, nada comparable con ciertas aventuras que ha habido, sin menospreciar a nuevas empresas que buscan aquí su capitalización. Pero está claro que el perfil de nuestro inversor no es el mismo de un BBVA o una Telefónica, y por eso tenemos a nuestro entender una valoración tan excesivamente baja nada acorde a nuestro potencial; lo cual se puede ver también como una gran oportunidad. No es precisamente Tecnocom la que me preocupa, también es verdad que yo manejo información privilegiada, pero pocas empresas generamos tanta caja continua y tenemos tan poca deuda financiera –equivalente a tres semanas de facturación- en este sector”, comenta Javier Martín García, consejero delegado.

Y es que en empresas de este tipo no basta con tener un saber hacer reconocido en el mercado de la consultoría de servicios TIC y el outsourcing, peleando por los primeros puestos con nombres como Indra, IECISA, Seidor, Ibermática, Everis, HPE o Accenture. Los resultados económicos también reflejan a veces más que la capacidad propia la temperatura del sector, y en el caso de Teconocom, que hace un uso extensivo de la facturación por horas de consultoría, no es una excepción. Así que tras la publicación de los resultados de 2015 (por encima de los 400 millones de euros en ventas, un 22% fuera de España) su acción se revalorizó en dos meses más de un 47%, de un euro a 1,51.

Sus principales magnitudes revelan un incremento de los ingresos del 9%, un Ebitda del 31%, un margen operativo del 24% y una deuda financiera que se ha reducido un 31%. “Esta mejora, asimétrica con respecto al comportamiento de muchos de nuestros clientes (22 son del propio Ibex 35), unida a las perspectivas positivas de la compañía para el periodo 2016-18, ha hecho que considerásemos que era el momento idóneo para acercar a la comunidad inversora las principales líneas estratégicas y objetivos establecidos para los próximos tres años, para ello debemos sin duda ganar visibilidad y hacer más atractiva nuestra acción, ahora mismo apenas valemos en Bolsa tres o cuatro veces nuestro ebitda, cuando la media del sector tecnológico es del 13,9 veces”, dijo Ladislao de Arribas Azcona, presidente de Tecnocom.

Pilares estratégicos

Tecnocom confía en la transformación digital a la que están abocados todos los negocios de cualquier espectro económico, “quieran o no”, añade Azcona. “Estamos en un momento de transformación importante hacia lo digital en la banca, en la industria, en el comercio, parecía que iba a ser más lento, pero se ha acelerado de tal manera que todo lo que no sea digital, sencillamente no será”.

Esta alteración profunda en la manera de hacer los negocios necesita apoyarse al 100% en tecnologías precisas y nuevas metodologías. Con todo lo aprendido en la península y en su aventura iberoamericana, Tecnocom se va a centrar principalmente en oferta de más alto valor añadido. Para ello cuenta con una amplia oferta de servicios en diversos mercados verticales, donde maneja soluciones propias con IP (propiedad intelectual). “Somos consultores, conocemos la tecnología y entendemos el negocio de los clientes, somos capaces de procesar más de 90 millones de tarjetas de crédito o gestionar 2,1 millones de llamadas al callcenter, por ejemplo”, explica Martín. “Tenemos el suficiente tamaño para abordar proyectos millonarios. Y a diferencia de otras compañías más globales, clientes como Mercadona o Inditex nos valoran precisamente por la cercanía, nos dicen: `me entiendo bien con vosotros, sé dónde vivís, además, pensáis y decidís aquí’, lo cual es una ventaja competitiva”.

Otro factor fundamental es el talento. Como consultora de servicios, sus profesionales son su activo fundamental (el 80% de la facturación de Tecnocom son horas de consultoría) y cuentan con un índice de rotación actual del 10% (era el doble a principios de la crisis), pero como asegura el directivo, “es un recurso que será cada vez más escaso, en el futuro va a haber más demanda que oferta, esto va a crear una tendencia inflacionaria. El sector ha aprendido mucho en estos años, y los márgenes no van a bajar, nadie está dispuesto a comprar mercado a cambio de bajar tarifas. Nuestra política de retribución frente a la competencia es clave, si eres barato la gente se te va. Hay dos datos que miramos cada semana, el índice de rotación del mercado y el banquillo (el número de parados)”.

Preguntado a cómo piensan mantener o mejorar incluso el margen operativo (el actual es del 24% menos los costes de producción y estructura, pero hay nichos como el procesado de tarjetas que puede superar el 50%), éste objetivo se logrará por la esperanza en el crecimiento de pedidos, y el fin de otros factores negativos: “desaparecen factores extraordinarios no recurrentes, pues tras la apertura de operaciones en Iberoamérica tuvimos un incremento notable de gastos, expatriados, proyectos fracasados”, señala Martín. “Y hemos consolidado el ajuste de capacidad, pues hasta el año 2014 tuvimos que ir reduciendo plantilla y ésta fue muy cara de indemnizar”.

Esto les da unas esperanzas de lograr un crecimiento de los ingresos y rentabilidad mínimo del 7,5% en el periodo 2016-18, con un ROCE (rentabilidad sobre capital empleado) del 12% y una DFN (deuda financiera neta) que no supere en ningún caso el equivalente al Ebitda (Ganancias antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones).

Y quién sabe, si finamente se deben repetir elecciones generales, igual Tecnocom vuelve a ganar el concurso para gestionar los resultados que se llevaron en las de diciembre pasado, aunque en esta ocasión debería ser convocado de urgencia en vez de ordinario, “para lo que estaríamos sin duda mejor posicionados”.