Las telecomunicaciones, el futuro de África… y viceversa

OperadoresRedes

El continente del sur presenta es más creciente mercado de telefonía móvil impulsado, entre otros aspectos, por la liberalización de los mercados.

Mientras los mercados americanos, asiáticos y europeos están copados de teléfonos móviles, África muestra un vasto terreno en las que las telecomunicaciones aún tienen mucho espacio para extenderse. Por supuesto, cada país o región del continente muestra características que lo diferencian del resto pero todas tienen en común el increíble crecimiento que han vivido en los últimos años en número de clientes de telefonía móvil… y el que aún se espera.

Como ejemplo, Nigeria, uno de los países más ricos del continente, está creciendo a una media del 100% anual. Como otro ejemplo, Sudáfrica es el cuarto país del mundo con más crecimiento en número de clientes. Y así se podría seguir enumerando. De hecho, en casi todos los reportes que se puedan encontrar sobre el mercado de la telefonía móvil en África, ‘crecimiento’ es una de las palabras más repetidas.

Sin embargo hay un factor que impide que este crecimiento sea aún mayor: las infraestructuras. Se espera que en los próximos cinco años, éstas mejoren para que las compañías de telefonía que operan en los distintos países del continente puedan cubrir toda la demanda de la población. La falta de infraestructura hace que las telecomunicaciones sean más caras de lo que en muchas ocasiones la gente se puede permitir y que los servicios de telefonía no lleguen a toda la población. De hecho, poco más del cincuenta por ciento de la población total del África subsahariana tiene acceso a una señal de telefonía móvil GSM.

El pasado mes de septiembre, tuvo lugar el décimo aniversario de la firma, por parte de 189 países, de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, en el que se hizo un balance de la situación. En 2015, en tan sólo cinco años, debería ser el momento en que tales objetivos deberían verse cumplidos (aunque ya se sabe que no va a ser posible). El octavo objetivo propone “fomentar una asociación mundial para el desarrollo” y una de las medidas planteadas en el texto para llegar a esto es conseguir, en cooperación con el sector privado, dar acceso a  la mayor parte de la población a  nuevas tecnologías, especialmente las de la información y las comunicaciones, para que estos puedan aprovecharse de las ventajas de las mismas.

En cuanto al acceso a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), se calcula que en 2009 había 4.600 millones de personas con acceso a teléfonos móviles en toda África subsahariana; donde sólo un 1% de la población tiene acceso a líneas de telefonía fija, más del 30% tiene acceso a teléfonos móviles. El acceso a Internet es menor. A finales de 2008, 1.600 millones de personas, o el 23% de la población de todo el mundo, usaba Internet. En las regiones desarrolladas, el porcentaje es mucho mayor que en los países en desarrollo, donde sólo 1 de cada 6 personas tiene acceso. En el sur de Asia, en Oceanía y en el África subsahariana, tan sólo el 6% de la población disfruta de acceso a Internet.

Pero también ha habido grandes avances en los últimos años que han abierto un amplio campo de futuro en África. ¿Qué factores hacen concretamente del continente un mercado con mucho potencial? Según los expertos, la liberalización del sector, la extensión de estos servicios por parte de conglomerados multinacionales que han sabido ver el potencial de este mercado y la competitividad, que ha crecido a causa del factor anterior, contribuyendo a la revolución de las telecomunicaciones. Muchos países, entre los que destacan Uganda, Tanzania, Nigeria, Sudan, Sudáfrica y Kenia se han decantado por llevar a cabo un proceso de liberalización del mercado y de privatización de las empresas antes controladas por los gobiernos, lo que ha contribuido al crecimiento de las telecomunicaciones.


La palabra África suele traer a la mente imágenes de pobreza y hambruna, pero aunque gran parte de los países que forman la lista de los ‘países menos desarrollados’ sean africanos, se están dando desde hace varios años grandes pasos hacia el crecimiento y el desarrollo del continente. No es de extrañar ya que el continente muestra los mayores índices de pobreza mundial. Pero afortunadamente, la situación ha mejorado mucho en los últimos años y aún se espera un gran progreso. Países como Namibia, Botsuana, Zimbabue, Gabón, Congo, Camerún, Nigeria, Costa de Marfil, Guinea Bissau o Kenia, se encuentran dentro de los países que actualmente están en desarrollo, mientras que Suazilandia es un mercado emergente.

El hecho de que África haya sido el mercado que más ha crecido en los últimos años tiene una repercusión muy importante para el desarrollo del continente. Según los expertos, el impacto que el desarrollo de las telecomunicaciones puede tener en países pobres tiene una fuerza mucho mayor que el impacto que este factor puede causar en una sociedad de un país rico. El continente muestra futuro en cuanto a telefonía móvil… pero parece que el desarrollo tecnológico pueda ser muy relevante en cuanto al desarrollo de la región.

Las miradas puestas en Sudáfrica… y ya no por el Mundial

A pesar de todo, el país al que mejor le va y donde están puestas las miradas cuando uno echa un vistazo al continente es, sin duda, Sudáfrica, el único país africano que, según los organismos internacionales, es una de las nuevas economías ‘desarrolladas’ junto con países como México, Brasil, India o China. Y además, de entre los sectores que más han crecido en Sudáfrica en los últimos años, se encuentra el de las telecomunicaciones. Y, además es el cuarto mercado en crecimiento en telefonía móvil en el mundo. Casi una golosina en opinión de los expertos.

El monopolio que Telkom ejercía en telefonía de línea fija (una compañía de la que el gobierno era el mayor accionista) ha desaparecido gracias a la llegada de Neotel, que tiene licencia para proveer a los consumidores de servicios de telecomunicaciones. Actualmente las tres principales compañías que ofrecen servicios de telefonía móvil son Vodacom, MTN y Cell C, las cuales cubren las necesidad de más de 39 millones de suscriptores, es decir, al 80% de la población.

Las compañías que operan en Sudáfrica han sabido ver las ventajas del mercado de todo el continente, inmiscuyéndose lentamente en otros mercados. MTN o Mobile Telephone Networks va liderando la carrera por conseguir cuajar en los diversos mercados y es que, desde 2007 ha conseguido asentarse en 21 mercados del continente y de Oriente Medio, generalmente bajo el mismo nombre o bajo el nombre de Investcom. MTN fue fundada en 1994 y tiene su sede en Sudáfrica, siendo una muestra importante de que no sólo las compañías que llegan desde el norte del mapa son las que consiguen triunfar.

Y, según los especialistas en este mercado, Nigeria podría ser la próxima Sudáfrica, en cuanto a crecimiento de las telecomunicaciones se refiere. Razones no les faltan. El país, con casi 150 millones de habitantes es el más poblado del continente (y el octavo más poblado del mundo). Nigeria, que consiguió su independencia de Gran Bretaña hace apenas cincuenta años, crece al 100 por ciento en número de usuarios todos los años y se espera que la tendencia continúe en esta dirección.

No sólo eso: el gobierno de una de las economías más crecientes de África ha sabido ver el impacto que el uso de la tecnología puede tener en el desarrollo y ha tomado varias medidas para facilitar este progreso, como el intento anunciado por extender los servicios a las áreas rurales o mejorar las condiciones para facilitar la entrada de inversores, a través de la trasparencia del mercado y del gobierno o protegiendo los intereses de los posibles inversores.

Lo dicho.
África presenta un gran futuro para el sector de las telecomunicaciones… pero las telecomunicaciones parecen presentar un gran futuro para el desarrollo de África.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor