Telefónica, pieza clave en la OPA de Sonae con Portugal Telecom

OperadoresRedes

Analizamos cómo la operadora española vigila de cerca la operación para
defender sus intereses en el mercado luso, brasileño y marroquí

Desde que hace más de un año el poderoso grupo portugués
Sonaecom presentara su OPA sobre
Portugal Telecom
por 10.700 millones de euros (9,5 euro por acción), el panorama de las
telecomunicaciones en el país luso ha sufrido un gran revuelo. Y en él,
Telefónica va a desarrollar un papel
clave. La empresa de española es uno de los principales accionistas de PT, con
un 9,96% del capital, y podrá jugar con esta baza para poder afianzar sus
preferencias, sobre todo, de cara al control de la filial conjunta de PT y
Telefónica en Brasil, la operadora
Vivo.

Tras las autorizaciones pertinentes, la OPA está llegando a su fase final y
la pieza más importante es que en la próxima Junta de Accionistas de PT se
desbloqueen las medidas de blindaje estatutario. La OPA de Sonae está
condicionada a que hasta el próximo 9 de marzo se desblinden los estatutos ya
que los actuales impiden a los accionistas ejercer más del 10% de los derechos
de voto en las asambleas de la empresa, independientemente de la participación
que controlen.

En este proceso de desblindaje de los estatutos el casi 10% con el que cuenta
Telefónica adquiere un valor importante ya que todo indica que el
Banco Espírito Santo y la
Caixa Geral de Depósitos, que tienen cerca del
15% del capital de PT, se opondrán a esta medida ya que consideran un precio
demasiado bajo los 9,5 euros por acción que ofrece Sonae. Si tenemos en cuenta
que la asistencia a la asamblea general no debe superar el 70% del capital
total, el porcentaje de accionistas que posibilitaría que no saliese adelante el
desblindaje de los estatutos está en torno al 23%. Por lo tanto, si Telefónica
sumase su capital al del Banco Espírito Santo y la Caixa Geral de Depósitos
evitar este proceso sería posible.

Operadoras en Brasil y Marruecos

Si la OPA de Soane prospera, los nuevos gestores de PT deberán negociar
también con Telefónica el futuro de sus filiales conjuntas en Brasil (Vivo) y en
Marruecos (Meditel). Sin duda, de la que
más se está hablando es de Vivo, la filial brasileña, que lidera el mercado de
móviles en su país con 30 millones de clientes, a pesar de estar sufriendo
problemas de gestión. Unos problemas, que Belmiro Azevedo, presidente del Grupo
Sonae, atribuye a que ninguno de los dos socios manda realmente. Por eso, ha
mostrado su posición a favor de que una vez Sonae se haga con el control de PT
entablar negociaciones con Telefónica para en que uno de los dos socios asuma el
control de Vivo.

Aún así, asegura que no necesariamente tiene que ser Telefónica, aunque sea
lo más probable. De hecho, Azevedo asegura que si Telefónica ejerciese en Vivo
su put (opción de venta automática a la que tiene derecho por el cambio de
gestión del otro socio), la nueva PT, controlada por Sonae, le comprará su 50%
del capital. En el caso de la marroquí Meditel serán Telefónica y el socio local
los que tengan opción de compra, con un descuento del 10% sobre las
valoraciones, en caso de cambio de control en Portugal Telecom.

En el mercado portugués ya se especula con la posibilidad de que Sonae y
Telefónica lleguen a un acuerdo previo que permita asegurar el desblindaje de
los estatutos para que a cambio cuando Sonae controle PT venderá a Telefónica el
50% de la operadora brasileña. Hay expertos en Portugal que ya dan por hecho que
Sonae cuenta, aunque no lo diga, con vender Vivo a Telefónica y recibir por esta
operación 3.000 millones que le permitan reducir el nivel de endeudamiento que
va a contraer con la OPA sobre Portugal Telecom. Sonae asegura que asumiendo la
deuda de PT el endeudamiento del grupo alcanzará los 16.000 millones tras la
operación

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor