Telefónica tendrá el 100 % de Canal+ al acceder Mediaset a vender su 22 %

Empresas

Finalmente se confirmó el visto bueno de Mediaset a la venta de su participación accionarial en Canal+ lo que convierte a la operadora telefónica en la dueña de la totalidad de la empresa audiovisual de pago. La operación supondría al grupo italiano ingresar 365 millones de euros, incluyendo una prima de 70 millones por objetivos y hasta otros 30 más si renuncia a su opción preferente de adquisición sobre el resto de acciones que estaban en poder de PRISA.

Faltaba que Mediaset (propietario también de Tele5) accediese a la operación y este visto bueno ya se ha producido.

Telefónica tiene así vía libre para disponer del 100 % de Canal+ tras sumar el 22 % de las acciones que estaban en poder de Mediaset, estableciendo la operadora una posición importante como uno de los principales productores y proveedores de contenidos televisivos de pago.

La operación se cierra con un desembolso que podría llegar a los 435 millones de euros en función de la consecución de determinados objetivos en cuanto a la evolución de los clientes que mantenga Canal+ en los próximos años así como la renuncia de Mediaset a ejecutar la opción preferente de adquisición de que dispone (y parece poco probable que ponga  en marcha dicha operación) sobre el 56 % de las acciones de Canal+ que pertenecían a PRISA y que como te informamos en su momento aquí en The Inquirer, Telefónica adquirió de PRISA.

Esa operación supuso 765 millones de euros lo que supone finalmente un total de 1.200 millones de euros como coste de la operación para Telefónica, que al hacerse con el control total sobre Canal+ suma a sus activos no solo los ya existentes canales de distribución de contenidos sino poder integrarlos en su oferta como operador total, dueño ahora, por hacer un símil hidráulico, tanto de la tubería como del agua que circula por ella.

Esto resulta de especial relevancia especialmente ahora que, como te informamos ayer aquí en The Inquirer, Bruselas haya dado el visto bueno a la compra de ONO por parte de Vodafone. Dos de los grandes operadores telefónicos europeos ya disponen de sus propios canales de distribución de contenidos audiovisuales que, sin duda, terminarán incluidos en paquetes que ofrecer a sus clientes así como nutriendo el que se está convirtiendo en el gran negocio para los operadores: las conexiones de datos.

vINQulo

WNCY

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor