Telvent, ese poco oscuro objeto de deseo

Empresas

La venta de la compañía podría convertirse en uno de los principales movimientos dentro del sector TIC español: Indra ya ha mostrado su interés, pero no ha sido la única.

Telvent presentará mañana sus resultados económicos para el Q4 y el año fiscal 2008 completo. Estas cifras serán las definitivas: la compañía ya había presentado a finales de enero un documento preliminar en el que daba una estimación de ventas proforma de entre 695 y 700 millones de euros, entre un 17 y un 18% más que el año precedente. Estos resultados darían un beneficio operativo pre Ebitda que se situaría en una horquilla de entre 79,5 y 80,5 millones de euros.
“Telvent ha fortalecido su liderazgo en los mercados de la energía y la meteorología en Estados Unidos, ha incorporado un segmento tan importante para la economía y la sostenibilidad de cualquier país, como es la agricultura, y ha mejorado su recurrencia en ventas y generación de flujos de caja”, apuntaba entonces el presidente de la compañía, Manuel Sánchez Ortega.
A esta previsión de buenos resultados se suman, por otra parte, las cifras que Abengoa acaba de presentar para el segmento TIC dentro del total del grupo: casi 700 millones de euros en ventas y en crecimiento, en línea con el crecimiento total de Abengoa.
La empresa es, por tanto, una buena inversión y, lejos de ser un oscuro objeto de deseo para su competencia, se ha convertido en un bocado apetitoso. Así que ¿por qué venderla? Abengoa decidió en noviembre poner a la venta su filial TIC, como publicaba entonces la prensa económica, por el interés que “determinadas entidades” había mostrado en la compañía. En un hecho relevante comunicado a la CNMV, la empresa reconocía que “el proceso está sometido al carácter de confidencialidad” por lo que no podía dar datos concretos sobre quién y cómo se había interesado por Telvent.
Las filtraciones fueron haciendo este trabajo. Indra es, por el momento, quien tiene más peso y la mejor posicionada para la compra. La compañía ya ha confirmado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que está interesada en Telvent, aunque debido al mismo secreto que no permitía contar más sobre los potenciales compradores no puede dar más datos sobre su oferta.
La prensa económica, aún así, ya ha dado prácticamente por definitivo el trato. “Todos los rumores del mercado lo dicen”,  explica el director del master in Telecom and Digital Business de la IE Business School, Ricardo Pérez, que reconoce además que Indra “es uno de los líderes” del mercado TIC español. La compra reforzaría aún más su posición.
CVC, el grupo de capital riesgo británico, se quedaría fuera de la lucha por hacerse con el control de la compañía, aunque por el momento es el segundo en discordia.
En el camino se han quedado el fondo de capital Cinven Group, que salió de la batalla a principios de febrero.  Pero no fue el único. Entre los posibles compradores barajados estuvieron varios grupos de capital (Permira o Carlyle, entre otros) o la tecnológica francesa Thales, a los que la consultora Blackstone Group, encargada de la venta, ha intentado convencer para que desembolsen los más de 700 millones de euros que pide Abengoa por su 63% de acciones.
“Hay poco dinero para otras cosas”, apunta Ricardo Pérez, de la IE Business School, analizando las informaciones que hablaban de un ralentizamiento de la venta de Telvent como consecuencia de la crisis. “Para operaciones claras, tiene que haber dinero”, defiende.
Venta inteligente
“La venta es inteligente si lo miras desde los dos lados”, reconoce el especialista. Para los vendedores, apunta Pérez, la inyección de capital supondrá  un plus en su presupuesto destinado a innovar en el campo en el que son punteros, la energía renovable, y para los compradores (Indra, a todas luces) una mejora en su portfolio. “Sale beneficiada la competitividad”, arguye.
Incluso, explica Pérez, aunque el comprador final sea el capital riesgo, el otro luchador en liza, Telvent saldrá beneficiada. “Una compañía de capital impulsará el negocio para luego venderlo”, apunta, por lo que la firma, que ya es dinámica y próspera en un contexto altamente complicado, lo será aún más.
Buenas noticias
Así, la venta de Telvent es, en el fondo y en la superficie, una información optimista. “Es una buena noticia”, afirma Ricardo Pérez, que  se alegra de este movimiento especialmente en un contexto en el que las buenas noticias no son habituales.
Telvent es, por tanto y como se apuntaba al inicio de la crónica, un objeto de deseo. Lejos de las compañías tecnológicas que se han lanzado a la venta del total o de parte de sus activos para hacer frente a los problemas, la filial tecnológica de Abengoa está en venta, parafraseando a un popular anuncio de productos cosméticos, porque lo vale.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor