Las TIC pisan fuerte en la empresa española

Empresas

El comercio electrónico se mantiene a la cola entre las preferencias empresariales frente al uso de internet y la publicación de una página web corporativa.

El uso de las TIC en las empresas españolas parece haberse convertido en un elemento imprescindible para la inmensa mayoría de ellas. Eso es al menos lo que se desprende de los datos hechos públicos hoy por el Instituto Nacional de Estadística, que desvelan que más de un 97% de las empresas españolas dispone de conexión a internet. Este porcentaje, sin embargo, se reduce al 58% entre las empresas de menos de diez asalariados. Además, la página web se ha vuelto ya imprescindible para las empresas de más de diez empleados, lo que supone cerca de un 64% de aquellas con conexión a la red.
Cada vez son más las que se deciden también a trasladar su gestión administrativa a las TIC. La realización de trámites realizados a través de la red ha aumentado hasta un 70%. La mejora de la infraestructura tecnológica por parte de las administraciones ha permitido un aumento que continúa en dirección ascendente desde hace años. El comercio electrónico, por su parte, prosigue su particular escalada pero todavía no llega a más de un 25% de las empresas españolas.
Así las cosas, no es de extrañar que los ordenadores estén presentes en casi un 99% de las empresas, entre las que todavía predomina la conexión Red de Área Local (LAN) frente a las conexiones Wi-Fi. La conexión a internet se mantiene en niveles similares a los de hace un año o dos. Sin embargo el hábito de interactuar electrónicamente con la Administración sí que ha experimentado un repunte respecto a años anteriores, aunque no tan pronunciado como el crecimiento del número de empresas con página web, que no alcanzaba el 60% en 2009.
El comercio electrónico sigue siendo la asignatura pendiente del tejido empresarial español. Menos de una cuarta parte de las empresas realizaron compras a través del e-commerce. El porcentaje se reduce al 13% al cuantificar las ventas mediante este sistema. Ahora sólo queda esperar a que el comercio electrónico encuentre la confianza y los medios de distribución que necesita para ganarse a los empresarios.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor