TIC Unificadas, la evolución lógica de los servicios ‘cloud’

CloudFabricantes de SoftwareOperadoresProveedor de ServiciosProyectosRedes
0 0 2 comentarios

José Manuel Armada, director de Ingeniería de Clientes Interoute Iberia, nos ofrece su punto de vista sobre la adopción de la nube en la empresa.

En los últimos años, el término ‘cloud’ ha generado incontables artículos y opiniones, muchas de ellas por parte de entidades que no tenían mucho que ver con las redes de comunicaciones pero que se apuntaron a la moda. La Red ha pasado a ser parte de nuestras vidas y la mejor prueba de ello es que, cuando antes prácticamente todo se instalaba en el PC y el soporte era complejo o casi inexistente, ahora utilizamos aplicaciones y servicios TIC alojados en servidores remotos prácticamente a diario.

El concepto “cloud”, surgido del mundo de las comunicaciones y adoptado por las tecnologías de la información, tiene que evolucionar hacia un ámbito mucho más amplio: infraestructuras unificadas (Unified ICT), alojadas en múltiples ubicaciones, disponibles de manera integrada y homogéneas en lo referente a costes, seguridad y eficacia.

Nos referimos a la idea de que los recursos informáticos están “en algún lugar” dentro de la Red. A diferencia del hosting tradicional donde conocemos el edificio que aloja los servidores con nuestros datos y aplicaciones (incluso es posible que lo hayamos visitado), al hablar de TIC Unificadas no tratamos de ubicarlos físicamente, de la misma forma que no nos preocupa dónde alojan sus web compañías tan conocidas como Amazon, Google o YouTube. El concepto no sólo se refiere a Internet como el lado público de las redes IP interconectadas, sino a cualquier red IP que podría ser la de su propia empresa. La gran ventaja de Internet es su escalabilidad y el acceso universal; pero también tiene sus desventajas y la más obvia es la predictibilidad del servicio.


José Manuel Armada, director de Ingeniería de Clientes Interoute Iberia
José Manuel Armada, director de Ingeniería de Clientes Interoute Iberia

Si está pensando en desplegar servicios virtuales, quizá debería considerar la opción de crear su propia ‘nube’. De hecho, la mayor parte de las empresas tienen ya la base para hacerlo en su propia red WAN corporativa. La forma de trasladarse de una red WAN existente a un Cloud (y permitir que todos los usuarios accedan a los servicios corporativos desde cualquier lugar) es integrar la WAN en una red MP/MPLS de gran tamaño. De esta forma, contará con las garantías de servicio y predictibilidad inherentes a MPLS. Y si dicha red es lo suficientemente grande y un backbone ISP, garantizará que incluso los usuarios más alejados geográficamente tendrán la misma calidad de servicio que los que trabajan en la oficina central.

Además, en las organizaciones distribuidas, la latencia ha dejado de ser un problema. El rendimiento de los servicios mejora porque las grandes redes MPLS/IP son no sólo más rápidas y grandes que cualquier servicio de acceso, sino que además tienen una fortaleza inherente.

Aparte de resultar más económico, otra gran ventaja de este modelo es el coste relativo de alojar los servidores. Incluso cuando la empresa necesita una gran red VPN segura basada en MPLS, su coste ‘on the network’ puede ser hasta 10 veces más económico que tener varios servidores ‘off the network’ repartidos alrededor del mundo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor