“Si bien los tiempos han cambiado, las estrategias de seguridad no lo han hecho”

InnovaciónSeguridad

Un informe de Thales y 451 Research desvela, entre otras cosas, que las soluciones de datos en reposo se encuentran a la cola del gasto en seguridad TI, aunque son vistas como las más efectivas para prevenir brechas.

El Informe Thales 2018 sobre amenazas para los datos que ha publicado la propia Thales junto a 451 Research desvela que un 94 % de las organizaciones utiliza datos que son sensibles a fenómentos tecnológicos como la nube, Big Data, internet de las cosas, los contenedores, blockchain o los entornos móviles.

Según sus datos, un 99 % usa Big Data, un 94 % también aplica tecnologías de internet de las cosas y un 91 % emplea (o está trabajando en el tema de) los pagos móviles.

Por otro lado, parece que el 42 % de las empresas está usando más de medio centenar de aplicaciones SaaS. Los porcentajes de las que usan tres o más proveedores de IaaS o entornos de Paas son del 57 % y el 53 %, respectivamente.

El caso es que la seguridad todavía se identifica como punto débil. “Este año nos hemos encontrado con que las organizaciones se enfrentan a un cambio gigantesco como resultado de la transformación digital, pero este cambio está creando nuevas superficies de ataque y nuevos riesgos que deben compensarse con los controles de seguridad de los datos”, declara Garrett Bekker, que es analista de seguridad en 451 Research, además de autor del informe en cuestión. “Pero si bien los tiempos han cambiado, las estrategias de seguridad no lo han hecho”, dice, ya que “los incrementos del gasto en seguridad sobre los propios datos están al final de las prioridades de gasto en seguridad de las TI, dejando los datos del cliente, la información financiera y la propiedad intelectual en riesgo severo”.

“Si las estrategias de seguridad no son igual de dinámicas en este entorno de amenazas en rápida evolución, la tasa de incidentes por brechas de seguridad continuará aumentando”, añade Bekker.

Un 67 % de quienes han sido entrevistados ha sufrido incidentes, con más irrupciones. Tanto es así que más de dos quintas partes se sienten con vulnerabilidad “alta” o “extrema”.

Por ejemplo, se sabe que las soluciones para datos en reposo están a la cola de las prioridades de gasto en seguridad TI, aunque un 77 % dice que son las más efectivas para prevenir brechas.

“Ahora estamos en un punto en que debemos admitir que los incidentes por brechas de seguridad en los datos son la nueva realidad, ya que más de un tercio de las organizaciones sufrió incidentes de este tipo durante el año pasado”, comenta Peter Galvin, director jefe de estrategia en Thales eSecurity. “En este mundo cada vez más impulsado por los datos tiene una importancia gigantesca tomar medidas para proteger estos datos”, destaca, “siempre que se creen, se compartan o se almacenen”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor