Tim Cook visita una planta de Foxconn en China

Empresas

Poco a poco el CEO de Apple va dejando su sello personal en la gestión de la firma.

Era de suponer que la agenda de Cook en su visita al país asiático tendría al menos, tres puntos irrenunciables: encuentros con operadores móviles, los relacionados con litigios (como el caso de Proview) y con la polémica situación de los empleados de su principal suministrador de componentes, Foxconn.

Ayer se reunía con el vicepresidente chino, que prometió comprometerse con el refuerzo de los mecanismos de protección de la propiedad intelectual en su país, según informa Reuters.

La agencia recoge hoy diversas fotos de un sonriente Cook enfundado en un llamativo batín amarillo, paseándose por la planta de fabricación de iPhone en Foxconn.

Es toda una declaración de intenciones: Cook no quiere que el nombre de Apple se asocie a explotación laboral, ni quiere que tras los productos de la marca haya condiciones laborales deplorables que motivan a suicidios en masa. No favorece a la imagen de Apple.

El CEO de la compañía deja de esta forma también su sello personal en la gestión de la compañía y se aleja, sin demasiados aspavientos, de la forma de hacer de su predecesor. Steve Jobs nunca viajó a China en condición de CEO.

Lo cierto es que desde que en agosto se hiciera con el cargo, Cook ha ido haciendo movimientos que le han distinguido de Jobs; así ha ocurrido con la reciente decisión de repartir dividendo tras 17 años.

Foto Reuters

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor