Todo lo que no debes hacer al plantear tu campaña navideña

Empresas

Elegir sin motivo justificado el día de inicio de una campaña comercial o lanzar ofertas demasiado genéricas no parecen ser las mejores técnicas para emprender una campaña de Navidad, como nos explica Fulseller.

Si diriges un negocio, sea el que sea, seguramente ya has comenzado a diseñar la estrategia de tu campaña navideña. Ésta es una de las épocas más potente del año en lo que se refiere a gasto por parte de los consumidores, y toda empresa debería aprovecharla.

Fuente-Shutterstock_Autor-Lightspring_NavidadgastoSin embargo, si no planteas tus técnicas comerciales del modo adecuado, puedes acabar pegándote un buen batacazo. Fulseller nos enseña qué es lo que no hay que hacer:

1. “Dormirse en los laureles”. Lo primero que hay que evitar es una campaña organizada con prisas y en el último momento. Nada bueno puede salir de la falta de preparación. Así que, si no te has puesto manos a la obra ya, ¿a qué esperas? Los expertos señalan que “de nada vale el hecho de lanzar ofertas o planes comerciales en las fechas cercanas” si no van avaladas por una estrategia más amplia, porque en la práctica “se realizará un esfuerzo y no será nada productivo”.

2. “No tener en cuenta las fechas”. Siempre hay que calcular con precisión cuál es el mejor día y la mejor hora para poner en marcha una campaña comercial, y esto no iba a cambiar en Navidad. De hecho, el cuidado deberá ser incluso mayor en esta ocasión. Ten en cuenta que hay días señalados en el calendario a lo largo de diciembre y enero en los que tus clientes y los propios trabajadores estarán de vacaciones o sumergidos en reuniones familiares y eventos festivos, y que no se podrá contar con ellos.

3. “Sin ofertas concretas”. ¿Qué es lo que quieres decir? ¿Qué es lo que quieres conseguir? ¿Qué es lo que quieres vender? ¿Sobre qué quieres llamar la atención? ¿Qué ventajas tiene tu promoción? Todas estas son preguntas que estás obligado a resolver antes de emprender una campaña de este tipo. Por un lado, tendrás que vincularla, sí o sí, a las Navidades, para que su lanzamiento no desentone con lo esperado por los demás. Y, por otra parte, deberá ser una oferta real y contundente que resulte atractiva para las personas a las que va dirigida.

4. “No encontrar en el pasado los fallos y los aciertos”. Una de las mejores formas de acertar al organizar una campaña de este calibre es aprender de los errores pasados. Y también de los aciertos. Asegúrate de hacer un seguimiento de todas tus decisiones y, cuando des carpetazo a la campaña, realiza también una evaluación exhaustiva para comprobar qué es lo que ha funcionado y por qué, y qué es lo que ha fallado y cuál es el motivo. Si ya cuentas con este tipo de informes previos, tenlos en consideración para las tareas de este año.

5. “Olvidarse de segmentar”. Tus esfuerzos comerciales irán dirigidos a un público muy concreto, así que tendrán que ajustarse a la perfección a sus necesidades y características. Ésta es una pieza clave para el triunfo. No puedes pretender que el mismo mensajes cale de igual forma en todas las personas. “Si se va a lanzar una campaña de Navidad a nivel nacional”, pone por ejemplo Fulseller, “habrá que tener en cuenta las particularidades locales”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor