Todo lo que necesitas saber sobre el nuevo CEO de Microsoft

CloudEmpresasMovilidadWorkspace

Satya Nadella ha sido finalmente el elegido para sustituir a Steve Ballmer al frente del gigante de Redmond pero… ¿qué conoces sobre él? ¿y sobre la tarea que se le viene encima?

Primero fue Bill Gates. Después llegó Steve Ballmer. ¿Y ahora? Apréndete bien el siguiente nombre porque te hartarás de escucharlo (y leerlo) cuando se hable de Microsoft: ahora es el turno de Satya Nadella. En casa Redmond llevaban más de cinco meses embarcados en una de las búsquedas más importantes de su historia, la de su tercer director ejecutivo. Una especie de equipo de sabios, conformado entre otros por el mismísmo Gates, tenía que sondear el mercado de CEOs y seleccionar al candidato ideal para asumir dicho rol en una compañía histórica y en un contexto tecnológico cada vez más competitivo. Y ha acabado encontrándolo dentro de sus propias filas.

Imagen por cortesía de Microsoft - www.microsoft.com
Imagen por cortesía de Microsoft – www.microsoft.com

Nadella, que nació en la ciudad india de Hyderabad en el año 1967, ha pasado 22 de sus 46 años trabajando para Microsoft tras recalar en ella en un momento en el que ésta necesitaba expertos en UNIX y sistemas de 32-bit. La decisión del comité especial no sorprende, más bien era esperada, y tiene sus fundamentos. No en vano, Gates y los suyos lo conocen bien. En su primera etapa dentro de Microsoft recaló en las divisiones de Business y Online Services, en esta última sirviendo como líder de los proyectos de investigación y desarrollo. Más tarde llegó a ser el vicepresidente ejecutivo del grupo de Cloud&Enterprise. Y su visión ha sido imprescindible para colgarse a la nube con servicios como Azure, Windows Server y el renombrado OneDrive.

La nube como aliada y lo móvil como objetivo

Esto quiere decir que cuenta con conocimientos de primera mano para seguir guiando a Microsoft por la senda del cloud computing, que todas las empresas están destinadas a recorrer si quieren mantenerse con opciones. El segundo pilar, tal y como ha reconocido el propio Nadella en su primera entrevista como CEO de la compañía de Washington será lo móvil. Y es que “todo se está digitalizando”. La diferencia entre ambos negocios es que Microsoft aún tiene que demostrar que es un rival a temer en materia de smartphones, tabletas y, por qué no, elementos de wearable computing como los tan en boga smartwatches y las pujantes gafas inteligentes.

De hecho, en un punto de la historia en el que los usuarios de terminales móviles se cuentan por miles de millones y el ordenador atraviesa una crisis que se prolonga ya unos años, Microsoft está obligada a reaccionar. La participación mundial de Windows Phone se estima, de acuerdo con los números de IDC, en un 3,6% frente al 81% de Android y al 12,9% de iOS. Eso sí, BlackBerry parece noqueada. Bajo el mandato de Nadella se cerrará la adquisición de la unidad de dispositivos de Nokia, con quien ya sostenia un vinculo especial a través de la gama Lumia y cuyos activos son su as en la manga para desarrollar hardware única y exclusivamente preparado para su software, al más puro estilo Apple.

Un perfil tecno-económico

Imagen por cortesía de Microsoft - www.microsoft.com
Imagen por cortesía de Microsoft – www.microsoft.com

Hay que decir que, a diferencia de Ballmer, el nuevo CEO de Microsoft conjuga a la perfección la formación técnica que muchos deseaban como ideal con una licenciatura en ingeniería eléctrica obtenida en la Universidad de Mangalore de su India natal y un máster en ciencias de la computación cursado en la Universidad de Wisconsin, con la parte puramente ejecutiva a través de un máster en administración de empresas que lleva el sello de otra Universidad distinta, la de Chicago. Este último lo consiguió cuando ya estaba en plantilla. A pesar de que se integró en el equipo de Microsoft con tan sólo 24 años, también tuvo tiempo para formar parte del equipo de tecnología de la ahora difunta Sun Microsystems.

Su antecesor en el cargo lo define en consecuencia como “un líder experimentado” que “posee fuertes habilidades técnicas y una gran visión de negocio. Tiene una capacidad notable para ver qué está ocurriendo en el mercado, para detectar oportunidades y para comprender realmente cómo aunamos esfuerzos en Microsoft para operar frente a dichas oportunidades de forma colaborativa”. Se trata de un retrato similar al que realiza Bill Gates, que añade que “su visión de cómo se utilizará y experimentará la tecnología en todo el mundo es exactamente lo que necesita Microsoft a medida que la empresa entra en su próximo capítulo”.

Innovar para no morir

¿Y cómo se ve él? Como alguien a quien le “encanta aprender”. Explica que “me entusiasman las cosas nuevas. Compro más librosde los que leo o acabo. Me inscribo en más cursos online de los que puedo completar en realidad. Pero poder ver a gente hacer grandes cosas, aprender nuevos conceptos, es algo que me entusiasma” y por eso busca “retirar sin piedad cualquier obstáculo que permita innovar”, “marcar la diferencia”, dejar “impacto”. Y es que, siguiendo el hilo de sus declaraciones, “nuestra industria no respeta la tradición, sólo respeta la innovación”.

Imagen por cortesía de Microsoft - www.microsoft.com
Imagen por cortesía de Microsoft – www.microsoft.com

Casado desde bien joven, padre de tres hijos y aficcionado a la poesía y al cricket, en su carta a los empleados habla de “familia, curiosidad y hambre de conocimiento” como sus motores particulares. Mientras, cuando tiene que valorar su cargo, se muestra “honrado, halagado y emocionado”. No tiene rodaje como creador de productos físicos, pero para convencer a los escépticos contará a petición personal con Bill Gates como consejero técnico. También podrá servirse del dominio que goza en software una Microsoft a la que ya ha bautizado como la firma “que hace más”. “Muchas compañían aspiran a cambiar el mundo”, dice. El caso es que “muy pocas tienen todos los elementos necesarios: talento, recursos y perseverancia. Microsoft ha demostrado que tiene las tres en gran cantidad”.

¿Será capaz de guiar a la Microsoft del futuro?

Todo son grandes palabras, líneas bastante generales y sorpresas poner venir, pero el nombramiento de Satya Nadella parece estar causando satisfacción dentro y fuera de la compañía por su perfil y el hecho de contar con la confianza de quienes se han convertido ya en sus empleados sin necesidad de dedicar los próximos meses a explorar las interioridades de Microsoft. Y a ti, ¿qué te parece su elección?

Imagen destacada por cortesía de Microsoft – www.microsoft.com

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor