Todo sobre las nuevas terminaciones de dominios

Cloud

En el año 2011 la organización ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers) aprobó una nueva directiva para ampliar el número de terminaciones de primer nivel más allá de las clásicas y genéricas (.com, .net, .org, .edu, etc.).

El objetivo fundamental era potenciar el desarrollo de Internet y, sobre todo, la disponibilidad de nombres para páginas Web. Este es un detalle importante, pues cualquiera que se haya planteado un nuevo proyecto online habrá comprobado lo complicado que muchas veces resulta encontrar un dominio libre que encaje con su marca/actividad y, más aún, que tenga libres las principales terminaciones para así proteger la marca.

La normativa estipulaba que, cualquier organización con 185.000 $ y una solvencia suficiente y demostrable para mantener la terminación, podía solicitar un nuevo dominio de primer nivel personalizado. Este coste se denomina “tarifa de evaluación” y , si por cualquier causa la petición es rechazada, la cantidad no se reembolsa.

A pesar de ello, hasta la fecha se han presentado miles de peticiones que podemos encontrar en la página del ICANN. Tras un periodo de validación, el resultado ha sido que infinidad de empresas se hayan hecho con el control de nuevas terminaciones. Así, empresas como Google han registrado terminaciones como .gmail, .drive, .ads, .youtube, .google y otros cientos relacionados con su actividad o productos.

Foto1 ok
Con las actuales terminaciones genéricas (.com, .net, etc.) cada vez resulta más complejo encontrar un dominio libre con el que arrancar proyectos online.

Al final el registro de nuevas terminaciones ha tomado dos vertientes bien diferenciadas:

1)      Empresas que solicitan la asignación de terminaciones que se corresponden con sus productos y marcas (Google, Apple, Microsoft, Amazon, Zara, Mango, Seat, y un largo etcétera). En este caso, lo que buscan es proteger sus marcas y evitar que un competidor pueda hacerse con ellos.

2)      Mayoristas de dominios y grandes registradores que han pujado por registrar terminaciones genéricas como .audio, .club, .blog, .juegos, etc. Para estas empresas el registro es un puro negocio, pues una vez aprobadas se encargarán de gestionar y revender dominios con dichas terminaciones al gran público, al igual que ocurre con los tradicionales .com, .net, etc.

Foto2 ok
La nueva iniciativa del ICANN para permitir el registro de terminaciones personalizadas ha logrado miles de peticiones. Unas para proteger marcas, y otras con términos genéricos que han puesto a disposición del público un enorme abanico de posibilidades.

Consejos para registrar las nuevas terminaciones

La mayoría de los grandes proveedores de hosting ofrecen desde ya mismo la posibilidad de hacernos con dominios de las nuevas terminaciones. Es más, muchas de ellas ni siquiera se encuentran aún operativas a falta de la aprobación final del ICANN. En estos casos los proveedores están ofreciendo la opción de realizar reservas para que, tan pronto como la terminación sea aprobada y esté disponible para su comercialización, podamos optar a que se nos asigne el dominio solicitado.

Ahora bien, estos dominios tienen una parte negativa: los precios. Como las terminaciones han sido solicitadas por diversos mayoristas, estas empresas son libres de marcar los precios de los dominios con terminaciones de su propiedad. Así, podemos encontrar nuevos dominios desde apenas 9 €/año, hasta 80 €/año (o más). Todo depende de la demanda de cada terminación, y de lo que cada mayorista busque embolsarse. Es más, los precios de una misma terminación pueden variar fuertemente de un revendedor a otro, e incluso estar disponibles en uno y no en otro. La razón de nuevo hemos que buscarla en que, para que los revendedores puedan comercializar las extensiones tendrán que llegar a acuerdos comerciales con los propietarios de las terminaciones, y cuyos precios pueden variar notablemente.

En todo caso, mucho cuidado con el revendedor de dominios que elegimos y con leer la letra pequeña de la contratación. Lo mínimo es que el proveedor nos ofrezca con el nuevo dominio la gestión de las DNS, para que así podamos alojar donde más nos convenga nuestra Web/Correo asociado, pudiendo configurar entradas del estilo “www.midominio.com” a nuestro antojo hacia el servidor o proveedor de hosting que más nos convenga. Igualmente, en el caso de que solicitemos la reserva para un dominio tuya terminación no esté aún aprobada, es importante asegurarse de que la reserva es gratuita y que en caso de que no nos encaje el precio que finalmente se pida por el dominio, no tengamos que sufrir penalización alguna. Por último, en el caso de querer realizar una reserva y tener la posibilidad de realizarlo con varios proveedores, es importante elegir uno de gran tamaño y buena reputación. Dado que los propietarios de las terminaciones manejan acuerdos comerciales con cada revendedor, no es lo mismo que uno de gran tamaño maneje miles de reservas que uno pequeño se presente con unas pocas bajo el brazo. Por ello, realizar la reserva con un proveedor de gran tamaño eleva considerablemente las posibilidades de que se nos asigne un dominio reservado una vez que la terminación sea puesta a disposición del público.

Foto3 ok
Los principales proveedores de dominios/hosting ya ofrecen cientos de las nuevas terminaciones para registrar o reservar. Ahora lo complicado es elegir los dominios que más ayuden a nuestra estrategia online.

Un ejemplo de lo que comentamos lo tenemos en 1&1, proveedor global de hosting, servidores virtuales/dedicados y soluciones cloud. Entre su portfolio de productos encontramos el registro y gestión de dominios, de los que ya gestiona a nivel mundial casi 20 millones. En su página de nuevas terminaciones encontramos muchas cientos de ellas con las que podemos registrar nuestro propio dominio, o pedir la reserva para que se nos asigne tan pronto como esté disponible. Y ponemos como ejemplo a este proveedor no sólo por tamaño, sino también porque en general ofrece precios mucho más ajustados que otros competidores (el volumen de negociación importa), permite la gestión de zonas DNS con el pago de la renovación anual y, en el caso de las reservas, éstas se pueden hacer de forma gratuita y sin penalización alguna en caso de que finalmente no nos interese quedarnos con el dominio solicitado por precio o cualquier otra razón.

¿Necesito las nuevas terminaciones?

Dicho lo anterior, la pregunta que muchos se harán es si realmente necesitan registrar alguna de las nuevas terminaciones. Lo cierto es que si ya tenemos presencia online, y un dominio asentado y posicionado, a priori puede parecer innecesario. El problema es que hoy por hoy en muchos sectores es relativamente sencillo que un competidor registre un dominio que pueda hacernos daño. Por ejemplo en terminaciones como .hotel, .abogados, .moda, .madrid o .marketing la competencia puede ser feroz, y en general es recomendable proteger nuestra marca registrando dominios que puedan afectar a nuestra marca e incluso potenciarla. De hecho, si el dominio que actualmente tenemos no es el que en su día nos hubiera gustado tener, es muy interesante apostar por las nuevas terminaciones. Y aunque a nivel posicionamiento orgánico en buscadores aún está por ver cómo se verán afectados los resultados de búsqueda, a priori todo parece indicar que las nuevas terminaciones ayudarán al posicionamiento especialmente de términos genéricos (p.ej. podríamos apostar por algo tan abierto como “agenciade.marketing”).

De la misma forma, si aún no contamos con un dominio propio o tenemos que iniciar un nuevo proyecto online, las nuevas terminaciones nos facilitarán mucho encontrar un dominio que se ajuste a lo que buscamos. Desde que los genéricos (.com, .net, etc.) están prácticamente copados, las nuevas terminaciones son una oportunidad perfecta para poder utilizar nuestra marca e incluso asociarla a la temática de nuestro negocio, la ubicación geográfica del mismo e incluso algún concepto relacionado (.cloud, .data, etc.)

Foto4 ok
Aún está por ver cómo las nuevas terminaciones afectan al posicionamiento, aunque probablemente ayuden mucho en los resultados de búsqueda.
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor