Sólo Tony Hawk podría ser el primero en probar el monopatín de levitación magnética basado en el de "Regreso al futuro"

Innovación

El futuro ya no es lo que era, por eso ni pasamos fines de semana en la Luna ni existe el teletransporte ni los coches voladores. Lo más cercano que hay son modelos no funcionales pero idénticos en aspecto al famoso monopatín volador que descubrimos en la segunda entrega de las aventuras cinematográficas de Marty McFly. Pero en Arx Pax han decidido intentar conseguir un dispositivo que sí funcione realmente así… ¡y lo han conseguido! Por el momento de modo muy limitado, pero toda tecnología revolucionaria necesita ir evolucionando. Y nadie mejor para las primeras pruebas que el skater más famoso del mundo en el vídeo que os mostramos a continuación.

Este monopatín volador se llama Hendo y si bien es cierto que tan solo flota a unos escasos centímetros sobre el suelo, y que este debe tratarse de una superficie especial, el resultado es sin duda un prometedor avance de lo que quizá algún día sí llegue a parecerse a ese monopatín rosa con el McFly huía de Biff Tannen y sus compinches.

El secreto para este vuelo casi mágico (recordemos a Arthur C. Clarke, “cualquier tecnología lo suficientemente avanzada sería indistinguible de la magia”) no es otro que la levitación magnética, que ya de por sí suena bastante futurista, pero a cambio sufre los peajes de tratarse de una tecnología limitada, más allá de la mencionada necesidad de que el desplazamiento tenga lugar sobre una superficie específica. Y es que además no resulta nada sencillo manejar el desplazamiento sobre este ingenio, puesto que ni siquiera Tony Hawk, probablemente el skater más famoso del mundo, logra controlar completamente el paseo que se da sobre este invento.

Recordemos que ya el pasado mes de marzo el propio Tony Hawk participó en el rodaje de un vídeo en el que aparecía un supuesto aeropatín que posteriormente demostró tratarse de una broma de la papular factoría de humor Funny or Die, pero en este caso se trata de una prueba real de un dispositivo real, a pesar de que por desgracia sus resultados no son tan espectaculares como a todos nos gustaría por las mencionadas limitaciones de este dispositivo aún en fase experimental.

Al tratarse de un dispositivo de levitación magnética la superficie sobre la que flota Hendo no puede ser de hierro para producir la repulsión que le permite flotar (y soportar el peso del pasajero) pero se está avanzando para ampliar el tipo de materiales metálicos sobre los que podría funcionar. El mecanismo crea un campo magnético en el monopatín y otro campo magnético en la superficie, existiendo una repulsión entre ambos que se traduce en que Hendo nunca llega a tocar la superficie (mientras estén activos ambos campos, evidentemente). En este caso la superficie de la pista de aeropatinaje es de cobre.

A diferencia de la suspensión electrodinámica que emplean los trenes de levitación magnética, más cara y complicada de implementar, el sistema que emplea Hendo permite los movimientos en todas direcciones, en lugar de ser unidireccional como en el Shinkansen, el tren bala japonés, por lo que no se necesita ni una vía ni superconductores.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=HSheVhmcYLA[/youtube]

Los creadores de este monopatín aeroflotante se refieren al mismo como el Modelo T de estos productos (en referencia al automóvil con el que la marca Ford inició su posteriormente exitosa carrera como fabricante de automóviles) aunque también reconocen que se trata de una prueba de concepto. El modelo actual del aeropatín pesa 45 kilos pero a pesar de su propio peso y el de su pasajero se mantiene a algo más de dos centímetros del suelo. Y el resultado ofrece una sensación que queda descrita en palabras del propio Tony Hawk como “esto es un monopatín descontrolado”, debido a lo complicado de dirigir con cierta intención manifiesta los movimientos. Tan solo después de un buen número de intentos Hawk fue capaz de realizar algunos movimientos con cierto parecido a las evoluciones habituales que suele realizar casi con los ojos cerrados.

Por el momento el futuro más prometedor para este tipo de tecnología, más que el ocio en forma de aeromonopatines o incluso el transporte, tiene visos de ser el mundo industrial, la automatización del transporte en fábricas y centros de trabajo. Y esperemos que como en otras ocasiones termine avanzándose en el desarrollo de esta tecnología de forma que un día podamos hacer como Marty McFly y patinar a unos centímetros sobre cualquier tipo de superficie.

vINQulo

The Ride Channel

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor