Trasteando con el iPod video 60 GBytes [veredicto: imprescindible]

ComponentesWorkspace
0 0 35 comentarios

Los de Apple no sólo me han dejado el iMac para que le meta caña. También me han dejado un iPod video de 60 GBytes. Ya os conté mis impresiones sobre el nuevo iPod en Londres, pero estas semanas con la última versión del omnipresente reproductor multimedia de Apple (después de meses utilizando un iPod Photo, también de 60 GBytes) me han terminado de convencer de su cuasi-perfección (y digo “cuasi” porque con cada uno que sale me digo que no lo pueden hacer mejor, y una y otra vez consiguen rizar el rizo). Impecable el diseño y la fabricación, impresionante el diminuto tamaño, la vida de la batería, la calidad del vídeo y, como siempre, la integración con iTunes. Más impresiones después del salto (pulsa en “Continued…”).

Entre nosotros, yo esto de la música me lo tomo muy en serio: no puedo vivir sin mi música (38,32 GBytes), con todas las etiquetas perfectas (incluyendo las carátulas), y mis listas de reproducción. Por eso iTunes y el iPod es vital para mí y, al parecer, para la mayoría de la gente. El iPod sigue arrasando en las listas de éxitos de crítica y público, y en esta nueva versión no defrauda. Al contrario, sorprende. Para empezar con su características físicas, con un diseño extremadamente cuidado (por fin disponible en color negro), como siempre, pero sobre todo por lo fino y ligero que es.
clear=”all”>La versión de 30 GBytes sólo mide 1,1 centímetros de grosor y pesa 136 gramos, mientras que la de 60 GBytes, que he podido probar durante más de un mes, es incluso un pelín más fina que el anterior modelo de 20 GBytes: sólo 1,4 centímetros. Excelente también es la pantalla, con buen tamaño, una calidad perfecta, brillo excepcional, colores bien saturados y una gran densidad de puntos que hace que los menús, fotografías y vídeo tenga una nitidez cristalina. Un cambio positivo ha sido la nueva rueda, directamente traída del iPod nano, más pequeña, y que responde aún mejor que la versión anterior. Ha cambiado de sitio el conector de los auriculares, perdiendo el puerto de control remoto (con lo que algunos de los accesorios antiguos no funcionarán).

clear=”all”>A nivel funcional, la característica a resaltar es obviamente el vídeo: soporta el estándar MPEG-4 H.264. La fluidez, impecable, a 30 fotogramas por segundo, sin un fallo en todo lo que he probado. Y la salida a vídeo compuesto, funciona a la perfección. Impresionante también, por su sencillez y transparencia, es el soporte a los podcasts y videocasts en iTunes, y su integración con el nuevo iPod. En definitiva, y para mí sin lugar a dudas, es el mejor reproductor multimedia del mercado en estos momentos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor