Tres consejos para ser millonario

Empresas

Equivocarse, tomar decisiones creativas y casarse bien, claves para el éxito de Steve Jobs o Bill Gates.

Steve Jobs montó Apple en el taller de la casa de los padres de uno de sus amigos. Bill Gates al principio no tenía ni para pagar el alquiler de la sede de sus oficinas. Hoy ambos son multimillonarios y aparecen en las poderosas listas Forbes de los hombres más ricos del mundo.
Llegar a donde están no ha sido fácil, pero aún así cualquiera podría (con suerte y una buena idea, claro) repetir su éxito. Un periodista de la misma revista Forbes que encumbra cada año a los más ricos y a los más poderosos ha contado con la sinceridad de los grandes millonarios para saber cuáles son los tres secretos clave del éxito. Entre los entrevistados, el periodista ha contado con los emprendedores que se han convertido en los dueños de internet en Estados Unidos.
Así pues, ¿cuál es el secreto? El secreto son tres líneas básicas de actuación y de vida: equivocarse, tomar decisiones creativas y hacer un buen matrimonio. Las dos primeras suenan muy modernas… la última un poco demodée, especialmente teniendo en cuenta que la recomendación de estos grandes millonarios es la de buscarse una buena esposa.
Y una buena esposa no es quien aporte liquidez al capital de la compañía, sino un buen partner que ayude a sobrellevar el estrés de iniciar el camino hacia el éxito.
Equivocarse, retomando los consejos iniciales, es clave para llegar al top del business world, siempre según las conclusiones de la investigación de Forbes. No importa cuan dura sea la caída, lo importante es aprender de la misma. 
Como aprender se debe también de los problemas. Ante situaciones que requieren soluciones, los millonarios consultados por Forbes invitan a ser imaginativos. Ser crítico y analizar los problemas bajo varios puntos de vista son pasos básicos para tener éxito.
Steve Jobs se equivocó con Lisa, demasiado caro para su época. Bill Gates dijo que nunca vendería un sistema operativo basado en 32 bit. Se equivocaron o no supieron ver bien cómo iba a ser el futuro pero ahora los dos son multimillonarios.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor