Tres de los veinte mayores inversores de Microsoft presionan para que Bill Gates abandone la presidencia

Empresas
0 0 1 comentario

Bajan revueltas las aguas en el río de Microsoft. Al revuelo ocasionado por el anuncio de su director general, Steve Ballmer, de abandonar su cargo antes de un año le sucedió la adquisición de la división de móviles de Nokia, pero a esta nueva etapa se la augura un parto complicado, incluyendo luchas intestinas de poder que podrían sacar al fundador de la empresa de su presidencia.

Hace 38 años que Bill Gates fundó Microsoft y podría no llegar al 40 aniversario ocupando la presidencia, algo que nos recuerda (con matices) a lo que le sucedió a Steve Jobs en Apple.

El enfrentamiento se habría desatado tras anunciar Steve Ballmer su marcha de la dirección tras no conseguir el incremento en el valor de los títulos de la empresa que los accionistas de la misma llevaban años reclamándole, y ahora tratarían de imponer su voluntad tres de los 20 inversores más importantes de Microsoft, que tampoco verían con buenos ojos el papel activo que últimamente y a consecuencia de estos acontecimientos habría adoptado Gates, al que estarían intentando apartar de la presidencia de la compañía.

El conflicto puede suponer un serio riesgo para Gates, que cuenta con un 4,5 % de las acciones de Microsoft, puesto que este grupo de accionistas suma un 5 % de las acciones, en torno a 300.000 millones de dólares. Gates estaría bloqueando con su mayoría (es el accionista individual con mayor porcentaje en su poder) la adopción de diversas estrategias y especialmente cuenta con un importante poder de decisión en la junta que está eligiendo al sucesor de Ballmer y se teme que quiera dejar “atado y bien atado” el futuro de una empresa en la que progresivamente va teniendo menos poder debido a que su presencia en el accionariado va reduciéndose (por voluntad propia) hasta quedar reducida a la nada en 2018.

vINQulo

Reuters

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor