Tus pecados quedarán perdonados siguiendo al papa Francisco en Twitter

Cloud
0 0 2 comentarios

Por fin la red social de microblogging va a servir para algo trascendente: limpiar nuestras almas pecadoras. Y para ello bastará con seguir la cuenta del Sumo Pontífice, con lo que conseguiremos una indulgencia que acortará el tiempo que pasaremos en el Purgatorio cuando abandonemos este mundo y dejemos atrás nuestra carne mortal.

Son muchos los modos de obtener una indulgencia para los creyentes, por ejemplo en los encuentros con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará el próximo lunes 22 de julio en Río de Janeiro los asistentes a la misma obtendrán dicha indulgencia, aunque históricamente han existido otras formas de conseguir ese perdón de nuestro pecados: desde las bulas papales que podían conseguirse simplemente comprándolas a cumplir penitencias como subir la Escalera Santa en San Juán de Letrán (Roma).

Conscientes de la importancia de las nuevas tecnologías y los redes sociales, y conocedores de que no todo el mundo puede acercarse a Roma o Río de Janeiro para ganar las indulgencias prometidas a los asistentes, en el Vaticano han decidido que podrán beneficiarse de las mismas quienes sigan a través de manera activa los rituales y actos que se celebrarán en las Jornadas Mundiales de la Juventud. Dicho seguimiento podrá efectuarse a través de las emisiones radiofónicas y/o televisivas pero también y por primera vez, mediante Internet y las redes sociales.

En palabras del arzobispo Claudio María Celli, jefe del Consejo Pontificio para la Comunicación Social, no bastará con chatear por Internet sino que habrá que seguir los eventos en directo y como hemos dicho, de manera activa, es decir, como si se estuviese presente en el propio lugar. Siguiendo los ritos de los cultos y con la devoción apropiada, seguir los actos mediante la cuenta de Twitter del papa Francisco pero en ese caso habrá que adoptar el mismo ánimo que en un oficio religioso, no bastará con echar una ojeada de vez en cuando como si estuviésemos consultando nuestro timeline en Twitter a ver qué ponen aquellos a los que seguimos.

vINQulo

Il Corriere della Sera

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor