La batalla por la TV digital en Latinoamérica

OperadoresRedes

El desarrollo de esta tecnología se enfrenta en Sudamérica al problema de que cada país va por su lado al no haber seleccionado un estándar tipo.

En su primera aparición fuera de América del Norte, un sistema de TV digital móvil in-band compatible con Advanced Television Systems Committee (ATSC) está haciendo su debut Inter Americano con demostraciones en vivo, ofreciendo señales de TV digital en un minibús que recorre distintas zonas de Buenos Aires, incluyendo algunas de las ubicaciones con mayores problemas de señal de la ciudad.
“Demostrar las prestaciones móviles robustas de la DTV móvil compatible con ATSC en América del Sur subraya la flexibilidad de DTV ATSC para las emisoras y los legisladores”, afirmó Robert Graves, presidente de ATSC Forum. La demostración pone de manifiesto el debate que se vive en cada uno de los países latinoamericanos, donde el mapa de la TV Digital es muy variado, y con pocas definiciones.
La Televisión Digital Terrestre (TDT) permite proveer de un mayor número de canales, mejor calidad de imagen o imagen en HD y mejor calidad de sonido (empleando sistemas como AC3, Dolby Digital). La tecnología usada en Norteamérica es ATSC, ISDB-T en Japón, y DVB-T en Europa y Australia.
El problema del Mercosur y de Latinoamérica es que no ha logrado formar un bloque industrial, y esto impide la creación de tecnología propia, como sí ocurre en la UE, de ahí que se dificulta la selección del estándar.
“En la mayoría de los países latinoamericanos no hay una condición que nos vincule fuertemente con ningún estándar, lo que sí existe existe es la presencia de ‘lobbys’ presionando; lo interesante es que aunque el Producto Interior Bruto no es muy representativo a nivel mundial siempre hay lobbys para vendernos todo”, agregó Luis Valle, Director del Postgrado en TV Digital de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Palermo.
Méjico ya eligió la norma ATSC, sin modificar el estándar pero con la particularidad de que muchas fábricas norteamericanas se encuentran instaladas en suelo mejicano, garantizando la inversión, con el apoyo de empresas como Televisa y TV Azteca que están emitiendo señales en formato digital. Junto a Honduras, Méjico es el único país que ha seleccionado la norma norteamericana, en un claro alineamiento con el sistema de alianzas entre el sector privado y el capital extranjero.
 
Estándar “japonés-brasileiro”
Brasil, que cuenta con un mercado potencial de 40 millones de televisores, llegó a un acuerdo con Japón para el desarrollo de la TV Digital, pero con la particularidad de poder modificar el estándar japonés, con un gasto del gobierno hasta el momento de 30 millones de dólares en combinar los dos sistemas.
Aunque esta medida técnica-política conlleva un retraso en la implementación (se está hablando de un apagón analógico de aquí a diez años), se prioriza al mismo tiempo el desarrollo tecnológico propio: ya que la comprensión se hará en suelo brasileño, lo que representa el desarrollo de software y parte del hardware, pero también del middleware. “Se modificó de tal forma que actualmente se habla del estándar japonés-brasilero (SBTVD)” aseguró Valle.


Uruguay, mientras, se transformó en el primer país americano en seleccionar el estándar europeo para su TV Digital tanto móvil como terrestre a fines de agosto. De esta manera, podrá acceder a posibilidades de financiamiento de hasta 2.800 millones de euros a través del Banco Europeo de Inversiones.
Junto con la promesa de la finlandesa Nokia de construir un centro de investigación y un piloto de pruebas para el desarrollo de tecnologías DVB más la instalación de un cluster para el desarrollo de servicios interactivos. Carlos Guidobono, por el contrario, aseguró que “Uruguay decidió en forma política debido a una intervención muy visible de un fabricante de celulares europeo, y los radiodifusores, que no participaron de la dedición, no ven cuales serían las razones para invertir en la transición”.
Por su parte, Paula Córdoba, Gerente de Relaciones de Industria y Gobierno de Nokia para el Cono Sur afirmó que “estamos trabajando para ofrecer acuerdos similares con varios países de la región que no han adoptado por una norma de TV Digital, como Argentina y Chile”.
 
El caso argentino
Argentina, por otra parte, aunque fue el cuarto país en el mundo que se adscribió a ATSC en 1998, con la posterior crisis económica la implementación se quedó paralizada hasta que resurgió el debate con la presión de dos ‘lobbys’ comandados por Clarín, a través de Artear, afiliado a ATSC y Telefónica, Nokia-Siemmens del consorcio europeo DVB.
Córdoba afirma entonces que cree “firmemente que la norma DVB es la mejor opción para Argentina y estamos trabajando fuertemente para que sea la elegida”. “La TV digital móvil crea un nuevo mercado y un nuevo negocio relacionado con la generación de contenidos específicos para los terminales -ha apuntado, para añadir que “esto puede resultar en una serie de emprendimientos comerciales para los mercados en crecimiento, sobre todo los latinos, donde la industria del software y contenidos es promisoria”.
En la Argentina se da la peculiaridad de funcionar Antina, el primer sistema de Televisión Digital transmitido por aire y no por cable, en frecuencia UHF en norma Europea. Carlos Zabalza, CEO de Antina explicó que llegaron a la conclusión empresarial “que el mejor era el sistema europeo, ya que tiene el mejor funcionamiento, millones de usuarios en Europa y es el estándar que más rápido desembocó en la movilidad en la telefonía móvil”.


Más allá de la adopción de cada país por tal o cual estándar queda claro que la región será importadora de tecnología, de ahí el aspecto clave en la adopción de la norma, de ahí la importancia de toma de conciencia de los gobiernos como política de estado ya que, como afirmó el Dr. Valle. “Lo importante es que nos den una oportunidad de desarrollar algo, no sólo para ingenieros, sino también de contenidos, hablamos de inclusión social pero también de desarrollo nacional”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor