Viviane Reding:“Un continente, una regla, una Autoridad de Protección de Datos”

Empresas

Viviane Reding ha explicado en Bruselas las principales líneas de actuación de la reforma de las reglas de protección de datos que pasan por encontrar la protección de los derechos de los ciudadanos sin que esto afecte a la actividad económica.

Es una ley que lleva en los fogones más de dos años y que probablemente no se hará efectiva hasta verano de 2014. La de las normas de protección de datos es una gran reforma que debe además atender a dos actores opuestos y buscar un correcto equilibrio. Por un lado, proteger los derechos fundamentales de los ciudadanos; por el otro, atender a las compañías que trabajan con esos datos en territorio europeo (motores de la maltrecha economía).

El punto de partida, cambiar percepciones y porcentajes. El 72% de los europeos está preocupado por la forma en que se usan sus datos personales. Crear un clima de confianza, donde los ciudadanos tengan control sobre sus datos y las empresas fomenten la transparencia. “Hay que reforzar la confianza para reforzar la economía”, dice Reding.

La legislación vigente dedicada a la protección de datos data de 1995, cuando sólo un 1% de los europeos tenían acceso a la red. La Unión Europea, en un proyecto encabezado por la Comisaria de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía Viviane Reding, planea una gran reforma que sea “clara y lo suficientemente imprecisa para acatar los cambios venideros del mercado”.

La comisaria admite que aplicar una ley a la vida cotidiana es siempre una tarea difícil, pero sabe que es una tarea necesaria y más en este nuevo ámbito digital que se abre a los ciudadanos. Se muestra entusiasta y confiada al respecto.

Si bien hay aún muchos cabos por atar y muchos puntos que han de precisarse y cuyas soluciones serán fruto de muchas reuniones, Reding muestra las principales líneas de actuación que definirán la nueva normativa.

Para empezar, el derecho de los ciudadanos a borrar su “huella digital”. Esto es, una empresa tendrá que borrar todos los datos de un usuario si éste así lo demanda, de lo contrario habrá de enfrentarse a sanciones. ¿Cómo controlarán las autoridades el cumplimiento de estas peticiones? Ni una sola mención a auditorías. “No regulamos servidores, regulamos compañías que operan en Europa”, sentencia.

La creación de una autoridad de protección de datos independiente de los poderes políticos y empresariales es otro de los puntos principales de la normativa. Habrá supervisores nacionales de protección de datos, a quienes se les comunicará (tanto las empresas como los usuarios) cualquier brecha de seguridad y cualquier cuestión relacionada con datos personales.

Por último una nueva Directiva que aplicará los principios generales y las normas necesarias para la colaboración judicial y policial en casos relacionados con actos criminales, en definitiva, las excepciones a la regla.

En definitiva, es una propuesta de unificación. “Un continente, una ley, una autoridad de protección de datos”, sentencia Reding.

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor