Hay una brecha entre lo que mantiene seguras a la empresas y lo que realmente están implementado

Gestión de la seguridadSeguridad

El Informe del Índice de Confianza de Seguridad de Datos de 2017 de Gemalto revela que solo el 8% de las organizaciones cifran los datos.

Existe una brecha destacada entre la percepción de las organizaciones de lo que las mantiene seguras y lo que realmente están trabajando para mitigar los riesgos de ciberseguridad, según un nuevo informe de Gemalto.

El informe, elaborado tras una encuesta a 1.050 responsables de TI a nivel mundial, ha mostrado algunos resultados sorprendentes, como que el 94% de los profesionales de TI ha manifestado que, en su opinión, la seguridad del perímetro es efectiva para mantener a los usuarios no autorizados fuera de sus redes. Sin embargo, pese a esta aparente confianza, el 65% ha señalado que no confía en que sus datos estén protegidos en caso de una vulneración de la seguridad perimetral.

“Una de las cosas que continúa apareciendo cada año, y yo esperaba que cambiara, es la inversión y la percepción de la seguridad perimetral frente a la realidad de su efectividad”, ha afirmado Jason Hart, vicepresidente y director de tecnología de protección de datos de Gemalto.

El informe ha revelado que solo el 8% de las organizaciones cifran los datos, que es un mecanismo de seguridad más eficaz porque reduce el valor de los datos si son robados.

Por otro lado, una gran cantidad de compañías no creen que cumplan con el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) de la Unión Europea (UE). Según la encuesta, el 54% de los encuestados no cumplirán plenamente con el GDPR cuando sea obligatorio en mayo de 2018.

Otro de los aspectos destacados es que el 33% de las organizaciones han ajustado su estrategia de seguridad como resultado de brechas de alto perfil.

“Lo más probable es que añadan capas adicionales de seguridad y un plan de respuesta más detallado, pero las necesidades y estrategia de cada compañía serán diferentes y se basarán en el tipo de infracción y la información dirigida”, ha destacado Hart.

Al considerar esas capas adicionales de seguridad, el 44% de los encuestados ha resaltado que las tecnologías innovadoras plantean el mayor riesgo de seguridad. “Las nuevas tecnologías se perciben generalmente como más arriesgadas, ya que las vulnerabilidades a veces son desconocidas y hay incertidumbres adicionales, pero esto es solo una percepción y no necesariamente la realidad”, ha concluido el vicepresidente y director de tecnología de protección de datos de Gemalto.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor