Una nube gigante de sulfuro podría combatir el efecto invernadero

Workspace

Algunos científicos creen que expandir nubes de sulfuro en algunas partes del mundo serviría para reducir el calentamiento global

Dos reputados expertos en climatología, el holandés premio Nobel Paul J. Crutzen y el climatólogo oficial del gobierno estadounidense Tom Wigley, propusieron recientemente un método radical para enfriar la tierra: una nube de sulfuro gigante, lanzada a la atmósfera.

Aunque esta medida extrema no es necesaria todavía, creen que podría serlo dentro de 25 años, si no se toman medidas concretas a nivel mundial para reducir la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera. Crutzen fue galardonado con el premio Nobel en 1995 por sus trabajos relacionados con la formación y la composición de la capa de ozono.

Una capa de sulfuro podría ayudar a enfriar el planeta porque haría rebotar algunos de los rayos solares al espacio antes de llegar a la Tierra. Sin embargo, esta nube de sulfuro provocaría efectos nocivos para la salud que no pueden preverse con exactitud. Según la OMS, la contaminación de aire por sulfuro mata a cerca de 2 millones de personas al año. Es más, muchas personas sufren de alergias provocadas por derivados del sulfuro como el dióxido de sulfuro.

Más aquí.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor