Una vez más, ¡cómo nos venden la moto!

Empresas

Tuve la mala suerte de ver la adaptación cinematográfica de Corrupción en Miami hace unos días, pero al final no resultó tanta pérdida de tiempo como pensaba. Me quedé alucinado al ver la campaña subliminal que los defensores de DRM (sistema de gestión de derechos digitales) habían colado en la película.

La película no me gustó en absoluto, pero si la comento es porque me pareció que sirvió de pretexto para afianzar la idea de que los software piratas forman parte de ese eje maligno llamado terrorismo.

Lo han intentado hacer de manera directa: ¿recuerdan aquella broma de “la piratería financia a los terroristas”? Ahora, quieren meternos el mensaje de forma más sutil. En la película, hay una escena en la que aparece uno de los buenos haciendo una lista de todo lo que los chicos malos son capaces de introducir en Estados Unidos (cocaína, heroína, etc). Dice que la cocaína viene de Colombia, la heroína de Afganistán, y todo eso que conocemos. Al final, el tipo añade: “y el software pirata viene de China”.

Vamos, que si ellos hubiesen hablado de más cosas y no sólo de la droga ¡y del software! no hubiese sido tan evidente. Si hubiesen hablado del software pirata alguna otra vez en la película, ni me habría dado cuenta. Pero la estratagema fue muy descarada.

No te equivoques, esta es la primera vez, o al menos el primer intento de infectar a la opinión pública con temas que la mafia quiere convertir en realidad. No sé muy bien quién está detrás, si la RIAA, la MPAA o la BSA (organismos similares a la SGAE española), pero ya han perdido la guerra en Internet y empiezan a perder en los juzgados. También han fallado en los debates abiertos, sobre todo porque se equivocan, y por eso ahora lo intentan por la puerta de atrás.

Como he dicho, es la primera vez que yo veo algo así, pero si tú conoces otros casos, cuéntamelo. Si has visto que intenten vendernos la moto de la DRM en la web mándame el enlace, para que yo pueda publicarlo. Y si tienes la posibilidad, empieza a criticarlo tú también.

vINQulos
Noticia original

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor