La Unión Europea lanza una última advertencia a Berlín

OperadoresRedes

Bruselas da un ultimatum ante el apoyo del gobierno alemán al proyecto de ley
para la defensa de la competencia, que protege la nueva red de fibra óptica de
Deutsche Telekom.

La situación entre Alemania y la
Comisión Europea se ha agravado
todavía un poco más en estos últimos días, ya que el organismo ha decidido
transmitir al gobierno alemán un ?aviso motivado?, para dar a conocer sus
preocupaciones con respecto a la ley de defensa ante la competencia que el
ejecutivo va a crear para proteger la nueva red de fibra óptica que desarrollará
la operadora
Deutsche
Telekom
.

De hecho, es la última medida que el organismo comunitario toma antes de que
el caso sea directamente presentado ante la Corte de Justicia Europea.

?La Comisión ha decidido enviar un aviso motivado con un plazo de respuesta
de un mes. Si durante ese tiempo, esta ley y sus cláusulas no son modificadas y
corregidas bajo las normas del derecho comunitario, entonces la Comisión
decidirá ir ante los tribunales en junio?, aseguró el miércoles Martin Selmayr,
uno de los portavoces del ejecutivo europeo.

Un proceso con historia

El año pasado Deutsche Telekom decidió invertir 3.000 millones de euros para
el despliegue de una red de fibra óptica con la que ofrecer banda ancha a una
velocidad de 100 Mb por segundo. Pero la operadora consideró que esta inversión
debía permitirle tener la exclusividad de esta red, al menos durante los
primeros años. Es decir, rechazaba y rechaza cualquier intento de regulación en
este dominio.

Finalmente la operadora obtuvo el apoyo del gobierno alemán, el cuál dio luz
verde para el proyecto de ley que protegiera a Deutsche Telekom ante la
competencia. Sin embargo, esta normativa no es del agrado de la Comisión
Europea.

Así, desde finales del 2006, Bruselas ha preparado un procedimiento de
infracción contra Alemania, ya que la reunión que mantuvieron la Comisión y
miembros del gobierno alemán no dio frutos, como ya informó
SiliconNews.

Por otro lado, el ministro alemán de finanzas ha defendido la idea de poner
en práctica un monopolio para proteger a Deutsche Telecom, ya que considera que
la empresa tiene el derecho de recolectar el fruto de su trabajo como ?pionero?.

Además, el gobierno teutón no ha cedido ante las últimas ofertas y
transacciones lo que ha provocado las más recientes amenazas de la Comisión que
podrían desembocar en un proceso judicial.

En Francia, el operador
France Telecom
comparte más o menos la misma posición que su homólogo alemán, a pesar de que es
su competencia más directa.

De hecho, la operadora francesa ha declaro en varias ocasiones que debido a
la gran inversión que la red supone, es normal que Deutsche Telekom no quiera
compartirla en un primer momento.

Esta opinión ha sido claramente indicada por Didier Lombard, presidente de la
operadora francesa, quién además desea que los mercados emergentes, no estén
?sobre-regulados?, dado que pueden obstaculizar el desarrollo tecnológico y
comercial del operador. Por lo tanto, el grupo francés se opone al organismo
encargado de la regulación de las telecomunicaciones en Francia, el
Arcep.

?Un escenario de desarrollo de fibra óptica en el que las modalidades
conducirían a una re-monopolización del mercado de banda ancha profesional, no
estaría conforme con los objetivos fundamentales de la regulación. A medio
plazo, tanto las empresas individuales, como la competitividad de Francia en el
conjunto, pagarían el precio?, según afirman miembros del Arcep.

Hasta el momento, la posición del operador alemán es apoyada por Berlín, como
lo demuestran las declaraciones del ministro de justicia al asegurar que para
?desplegar rápidamente? una red de fibra óptica, ?es necesario dejar una cierta
ventaja a aquel que se arriesga invirtiendo?. Así, Bruselas se encuentra
enfrentada con el eje París-Berlín.

Fuente
Original

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor