La utilización del móvil para operaciones bancarias y pagos se generaliza en Europa

EmpresasMarketingMercados FinancierosPagos Electrónicos

Un estudio realizado por Visa concluye que el uso del “dinero móvil” ha despegado en Europa, al constatarse que el 77% de los europeos utiliza su teléfono móvil para efectuar operaciones bancarias o realizar pagos cotidianos y la mitad de los que aún no lo usan lo piensan hacer en los próximos tres años, según

Un estudio realizado por Visa concluye que el uso del “dinero móvil” ha despegado en Europa, al constatarse que el 77% de los europeos utiliza su teléfono móvil para efectuar operaciones bancarias o realizar pagos cotidianos y la mitad de los que aún no lo usan lo piensan hacer en los próximos tres años, según aseguró Bill Gadja, vicepresidente de innovación, durante la celebración de Visa Futures en Barcelona.

La encuesta realizada por Visa define al usuario de dinero móvil como alguien que utiliza su teléfono móvil, tableta o “wearable” para gestionar su dinero o efectuar un pago en persona, online o a través de una aplicación bancaria. La consulta del saldo o el acceso a un servicio financiero a través de una aplicación bancaria móvil ha crecido de forma exponencial en los dos últimos años, ya que el 62% de los europeos lo hace actualmente, cuando en 2015 solo el 29% de los europeos encuestados tenía una aplicación bancaria móvil y el 7% gestionaban su dinero con la aplicación.

Las actividades más populares de los usuarios de dinero móvil son la banca online (62%), compra online (48%), pagos persona a persona (45%), pago de facturas (42%) y pago de transportes públicos (35%). Los importes efectuados suelen ser bajos, de una media de nueve euros en tiendas y de 38 euros online. Las categorías de compra o pagos más usuales son los restaurantes, supermercados, transporte, tiendas de comida y bebida de conveniencia y las de ocio y entretenimiento. Cuando se viaja, el móvil es el medio más utilizado para el pago, por la comodidad que representa.

El estudio, efectuado con 40.000 respuestas en 22 países y que llega a su tercer año, revela que el dinero móvil es percibido por los consumidores como un medio más seguro y conveniente y que crece a muy buen ritmo. El 61% de los entrevistados aseguran que es más cómodo que hace un año y ha bajado la proporción de los que recelaban de la privacidad del medio, del 51% al 46%. El 58% considera que el envío de la confirmación de un pago efectuado por el móvil les hace sentirse más seguros.

El uso de las redes sociales, como el pago de persona a persona, aún despierta muchos recelos entre los usuarios. El 84% no se siente confortable al compartir sus detalles bancarios con redes sociales; en cambio, sí lo están con los bancos y agencias gubernamentales. El nivel de confianza de los usuarios con las nuevas tecnologías crece a buen ritmo, como el pago con móvil o tarjeta sin contacto. El 63% de los usuarios utilizan sistemas de pago sin contacto.

Los jóvenes, de 18 a 34 años, son los más entusiastas del dinero a través del móvil, el 83%, sobre todo para gestiones bancarias, compras online o pagos entre amigos (la proporción es del 70% a nivel general). También para la compra de comida o bebida, transporte público y revistas y música, donde la proporción que lo utilizan entre los jóvenes y los no tan jóvenes es mayor.

Los sistemas biométricos, sea por huella dactilar o por reconocimiento del iris o facial, se consideran los métodos más seguros y los que gozan de más confianza entre los consumidores, especialmente entre los jóvenes. La preocupación por la seguridad y la privacidad subsiste,

aunque a menor escala. Es uno de los temas donde existe mayor campo para mejorar y los sistemas biométricos se consideran una buena solución. Gadja precisó que los jóvenes y las personas mayores de 65 años son los más favorables a utilizar un sistema biométrico para autentificarse, porque consideran que es el método más seguro.

Desde el punto de vista de Visa, la proliferación de sistemas de pago, incluso entre smartphones de distintas compañías, no es un problema, porque al final todos utilizan la misma plataforma de autentificación si se trata del pago mediante el sistema de Visa. Es la proliferación de medios lo que hace que el sistema proporcionado por Visa sea más utilizado. España, en este sentido, es uno de los países europeos donde más se utiliza el sistema de pago mediante Visa de todo tipo, aclaró Rosa Alonso directora de Visa España.