V-Tex, el “microondas” que enfría a 4 grados en menos de 45 segundos

ComponentesWorkspace
0 0 1 comentario

Vivimos en un Universo eminentemente caliente, en el que se alcanzan con facilidad temperaturas de millones de grados pero resulta más complicado acercarse al cero absoluto. Por eso parece estar costando tanto que la industria consiga desarrollar un aparato capaz de hacer lo que el microondas pero en lugar de calentar, ofrezca la posibilidad de enfriar. Una empresa británica parece haberlo conseguido con la mayor eficiencia hasta el momento.

Alguien llega a tu casa con una botella de cerveza en una fría tarde de verano y no bastará con dejarla 10 minutos en el frigorífico (ni siquiera en el congelador) para que se produzca un enfriamiento adecuado para beberla sin sentir que se trata de una muestra de orina. Con lo fácil que resulta descongelar o calentar algo con unos segundos (en ocasiones unos segundos) en el microondas ¿qué barrera hay para enfriar con tanta celeridad?

Ahora hay un consorcio de varias empresas, financiadas con fondos comunitarios, que ha dado lugar a la empresa V-Tex como consecuencia del proyecto RapidCool, literalmente enfriado rápido. Los primeros prototipos han logrado enfriar a 4 grados centígrados bebidas embotelladas o enlatadas en sólo 45 segundos. El mecanismo para conseguirlo pasa por sumergir el recipiente con bebida en agua helada, sometiéndolo a continuación a unos giros capaces de crear unos remolinos conocidos como vórtices Rankineen el líquido del interior de la botella o lata. Ese “meneo” facilitaría el descenso de la temperatura en el líquido y además, por sus especiales características, no produce lo que muchos estarán temiendo y es que en el caso de bebidas gaseosas al destaparlas aquello parezca el podio de un Gran Premio de Fórmula 1.

El proceso incluye repetidos giros alternos en ambos sentidos para conseguir un enfriamiento efectivo.

20131029-235550.jpg

Los prototipos de V-Tex están especialmente diseñados para ofrecer una óptima eficiencia energética además de contribuir a la misma al no necesitar mantener un gran número de botellas en ambiente refrigerado, bastaría con almacenarlas a temperatura ambiente y enfriar únicamente la que se vaya a consumir. Esto supone según los datos del proyecto RapidCool un ahorro del 80 % comparado con refrigeradores de almacenamiento de latas de refresco con la parte frontal abierta y de un 54 % en aquellos con puerta frontal de cristal.

Ya se han entablado negociaciones con dos grandes empresas europeas de distribución de bebidas para proceder a la implantación de estos “microondas del frío” a escala industrial así como se está estudiando la viabilidad para introducir esta tecnología en el campo doméstico, inicialmente en Holanda.

vINQulo

V-Tex

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor