Versión a escala pero completamente funcional del primer Macintosh

ComponentesWorkspace

Es una pieza de gran importancia en la Historia de la Informática pero hoy día no es fácil hacerse con una que funcione perfectamente, y además siempre puede ser, por su tamaño, un engorro para tener en casa, pero siempre puedes hacer como este aficionado que se ha fabricado su propio Macintosh de primera generación a un tercio del tamaño original pero completamente operativo.

Fue el protagonista del mítico anuncio de televisión dirigido por Ridley Scott y que nos empujaba a liberarnos del Gran Hermano. Se trataba del primer ordenador personal orientado al consumo masivo de los ciudadanos de a pie, aproximando así a los domicilios particulares un elemento que hasta ese momento era más propio de laboratorios, universidades o grandes empresas. El primer Macintosh de Apple es casi un icono de la Informática pero no necesitamos echarlo de menos si podemos tener en casa uno igual, aunque sea con tamaño reducido.

Es lo que ha conseguido John Leake con su versión a escala 1/3 del Macintosh con el que Apple comenzó a convertirse en la gran empresa que es hoy día. Se trata de una carcasa cuidadosamente esculpida en láminas de PVC de 3 mm de grosor en cuyo interior habita un miniordenador Raspberry Pi, que es el encargado de que realmente hablemos de un ordenador y no de una maqueta, mostrando su imagen en un pequeño monitor LCD de 3,5 pulgadas.

MiniMac1

A Leake le llevó 12 horas conseguir finalizar este Mini Macintosh, siendo la parte más delicada la de convertir las láminas de PVC en la perfecta réplica a escala 1/3. Pensó inicialmente en conseguirlo mediante impresión 3D pero terminó decantándose por el proceso más artesanal de hacerlo a mano mediante un bisturí de precisión X-Acto, de hecho hasta que no se coloca algún otro objeto junto a su obra y se hace uno idea del tamaño podría llegar a pensar que se está contemplando el Macintosh original.

macminiinside

El diminuto ordenador Rasperry Pi, al que hubo que recortar parte de la placa base para alojarlo e el interior de la carcasa, proporciona un puerto HDMI que permite la conexión a un monitor de mayor tamaño y más resolución, puesto que la pantalla del Mini Macintosh sólo ofrece 512×384 píxeles. También puertos USB y Ethernet, así como una ranura para tarjeta SD. Ejecuta Mini vMac, un emulador de código abierto de Mac OS que permite el funcionamiento de Linux sobre el dispositivo. Así podremos trabajar con las mismas aplicaciones que el ordenador original mediante un teclado y un ratón inalámbricos.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=y-x-RseAns8[/youtube]

El coste total del proyecto ha sido de $100, teniendo en cuenta que el ordenador Raspberry Pi cuesta $25 y el pequeño monitor LCD $18, y si estás interesado el autor ha facilitado a través de su propio blog las instrucciones para conseguirlo y que puedas decir “cariño, he encogido el Macintosh”.

vINQulo

Mashable

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor