Victoria parcial de Sony en el primer asalto contra los usuarios de PS3

ComponentesWorkspace

La mayoría de las demandas de los usuarios contra Sony, por la eliminación de la opción que permitía instalar Linux en PS3, no aportan pruebas concluyentes y deberán ser actualizadas.

El juez solo ha dado por validas las reclamaciones que señalaban que la acción de la compañía japonesa suponía una violación de la Computer Fraud and Abuse Act, que explica que es ilegal llevar a cabo cambios en el sistema de un ordenador sin autorización.

Pero lo malo de eso, es que si el juez acaba determinando que Sony ha incurrido en un delito por esa razón, el usuario GeoHot, que logró desbloquear la PS 3 para poder instalar Linux, podría correr la misma suerte, ya que ese mismo argumento es el empleado por la compañía japonesa en su proceso contra el “hacker”.

En cuanto al resto de las reclamaciones de los usuarios de PS3, el juez ha dado de momento la razón a los abogados de Sony, que afirmaron en su defensa que la garantía y la licencia del software que acompañan a la consola, les dan la posibilidad de deshabilitar la instalación de otros sistemas operativos en el dispositivo.

Además, acepta las alegaciones de Sony que recuerdan que el cambio tuvo lugar a través de una actualización del firmware, por lo que aquellos usuarios que quisieron emplear Linux pudieron seguir haciéndolo con normalidad.

El magistrado ha instado a los demandantes a presentar nuevas alegaciones en las próximas tres semanas si quieren reabrir esas demandas, y todo apunta a que aportarán nuevas pruebas y este complejo caso se alargará en el tiempo.

vINQulos

The Register

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor