Vista a fondo. III: Una nueva interfaz

Sistemas OperativosWorkspace

Especial Vista – Tercera entrega. En esta serie de artículos diarios repasaremos todas las facetas del nuevo sistema operativo de Microsoft. Preparaos para conocer Windows Vista a fondo.

Aero es el nombre de la nueva interfaz visual que se incluye en Windows Vista, y es muy probable que muchos desconozcan que en realidad Aero es un acrónimo de los términos Authentic, Energetic, Reflective and Open. Si el sistema responde o no a sus siglas es algo que tendrán que juzgar sus usuarios, pero lo cierto es que la nueva GUI (Graphical User Interface) de Windows Vista es la cara visible del esfuerzo realizado por los dearrolladores de Microsoft.

aero1.jpg

Precisamente este fue uno de los componentes en los que más empeño han puesto en Redmond, y ya las primeras versiones de Longhorn prometieron efectos visuales y una interfaz que bajo nombres como Plex, Slate o Jade trataba de competir con la exitosa interfaz Aqua de MacOS X. Lamentablemente, los continuos retrasos en la entrega del sistema operativo han minimizado el impacto de una interfaz que hace dos años hubiera sido mucho más sorprendente de lo que ha sido en su lanzamiento, y que como podéis comprobar disponía de característica que ni siquiera han implementado en Aero.

Y es que aunque las comparaciones son odiosas, resulta inevitable poner frente a frente la interfaz Aero de Windows con Aqua de MacOS X y, desde luego con Xgl y Beryl en las distribuciones Linux.

aero6.jpg

¿Un XP maquillado?

Aunque muchos hayan lanzado duras críticas contra Windows Vista tildándolo de un sistema operativo que tampoco se había puesto un poco de maquillaje sobre la base de XP, lo cierto es que los cambios exteriores son fiel reflejo de muchas de las funcionalidades internas del sistema. Y Aero, sin ser revolucionario, representa un esfuerzo realmente destacable por parte de Microsoft que – hay que tenerlo en cuenta – debe satisfacer las expectativas de sus cientos de millones de usuarios. Mantener la usabilidad simplificando la interfaz y haciéndola a la vez más atractiva es una misión realmente compleja, así que hay que valorar Aero en lo que vale.

aero10.jpg

Muchas son las mejoras visuales que aporta Aero al sistema operativo: sombras y transparencias en los bordes de las ventanas, transiciones entre los estados de las ventanas maximizadas y minimizadas, miniaturas de las ventanas en ejecución o un sistema de cambio de tareas en 3D ‘evolucionario’ nos acompañarán en el día a día en nuestra experiencia con Windows Vista. El intercambiador de tareas tradicional al que accedemos con la combinación de teclas Alt+Tab gana muchos enteros, pero la potencia visual del sistema se demuestra con la nueva característica llamada Flip3D, un ‘task switcher’ que hace uso de las bibliotecas DirectX 9 – de ahí la necesidad de ese soporte en la gráfica de nuestro PC o portátil – para mostrar las ventanas en superposición tridimensional.

aero3.jpg

Aero, para todos

Aunque todos los medios nos referimos a esta interfaz gráfica como Aero a secas, en realidad este desarrollo dispone de varios modos de funcionamiento que permitirán aprovechar las capacidades gráficas de cada tarjeta gráfica. El modo Aero Glass es el más potente y llamativo visualmente, y permitirá acceder a todas las mejoras gráficas que Microsoft ha puesto en el tapete en Windows Vista. Sin embargo, usuarios que no necesiten estas opciones o que simplemente no puedan activarlas por limitaciones en su hardware podrán acceder a otros modos de la interfaz gráfica.

aero2.jpg

Así, el modo Estándar es una modificación de Aero sin los efectos visuales tales como transparencias y sombras, y que tampoco dará acceso a características como Flip3D. Es el modo por defecto en la edición Home Basic de Windows Vista, y las demás ediciones podrán activarlo desde el menú de configuración de este componente.

El modo Básico será el más adecuado para aquellos que no cuenten con una tarjetas gráfica, ya que es una versión ligeramente mejorada de la interfaz de Windows XP que no nos permitirá acceso a ninguna de las funcionalidades de Aero o Aero Glass, y que por ejemplo no necesita soporte del denominado Windows Display Driver Model, lo que equipara sus requisitos con los de cualquier Windows XP.

aero7.jpg

Por último, el modo Clásico aparecerá en las actualizaciones de Windows Vista y en ediciones corporativas, y ofrecerá el mismo modo de visualización que nos presentaban Windows 200 o Windows 2003. Aunque admite como en dichas ediciones cambios de esquemas de color, el modo Clásico está pensado para aquellos usuarios que no tengan en mente Vista como un sistema operativo del que necesiten una nueva interfaz visual.

Un nuevo comienzo

La barra de tareas es uno de los componentes en el que notaremos los cambios integrados en Aero. De hecho, más que en la barra de tareas – con un aspecto futurista que igualmente se puede conseguir en XP – la diferencia se notará en el nuevo botón de inicio, marcado con el nuevo logotipo de Windows Vista. La esfera con el símbolo de las ventanitas de Microsoft nos permitirá desplegar un menú muy distinto al que nos encontrábamos en anteriores versiones de Windows.

En ese nuevo menú un elemento destaca sobre todos los demás: el campo de búsquedas, que dará acceso instanáneo a la capacidad de búsqueda que merece un apartado propio en este reportaje y del que hablaremos en detalle en una entrega posterior de esta serie. Baste decir que ese campo de búsqueda nos permitirá introducir cualquier término, y como respuesta nos ofrecerá los resultados instantáneos de los que tanto han hablado en diversos foros, y sobre los que hay que matizar varias cosas. Por ejemplo, y tal y como comentaban en Gizmodo ES recientemente, el hecho de que en realidad esta ‘copia’ de Spotlight en MacOS X (y de Beagle en Linux, porqué no decirlo) no es tan eficiente como el sistema de Apple, algo que el propio Jim Allchin ha confesado en un polémico mail que ha descubierto reflexiones inconfesables de uno de los máximos mandatarios en Redmond.

aero9.jpg

Pero como decimos, el destacable campo de búsqueda es sólo el primer cambio de ese nuevo menú de inicio. La propia organización del mismo es la que sorprenderá a propios y extraños, ya que Microsoft abandona el paradigma que había aprovechado hasta ahora y apuesta por un acceso rápido a las aplicaciones más frecuentes, agrupando las demás en menús autocontenidos. Podemos ir diciendo adiós a esos interminables menús desplegables que no paraban de comerle el terreno al escritorio. Eso sí, si no nos convence esta nueva forma de trabajo Vista nos permitirá recuperar el menú ‘clásico’ de Windows XP, un punto a destacar para aquellos que prefieran las viejas costumbres.

Exploración visual

Otro de los componentes que ha sufrido un cambio muy importante ha sido el explorador de archivos, que por fin se desliga definitivamente de Internet Explorer 7, la versión incluida en Windows Vista. Windows 95 marcó el debut de este componente que sustituía al gestor de fichero de los viejos Windows 3.x, y comenzó a funcionar como un componente que permitía tanto navegar por Internet como por nuestro sistema de fichero. Las posteriores ediciones de Windows mantenían dos aplicaciones separadas, pero ambas compartían componentes y su aspecto visual era idéntico, por lo que muchos confundían Internet Explorer con el explorador de archivos, mientras que a partir de Windows Vista esto ya no ocurrirá.

aero5.jpg

El nuevo Windows Explorer ya no permite navegar por la red (ni IE7 mostrar carpetas), aunque en caso de que tratemos de realizar estas operaciones, una aplicación hará uso de la otra como si de cualquier otro tipo de fichero y su aplicación asociada se tratase.

Ese cambio marca la diferencia, y permite acceder a una serie de novedades que cambiarán sensiblemente nuestra forma de trabajar con ficheros y directorios. Aunque el paradigma tradicional de acceso a estos elementos se mantiene, Aero ha permitido un sinfín de opciones a la hora de visualizar los contenidos de nuestro disco duro. Las visualizaciones son mucho más potentes, y por ejemplo podemos acceder a miniaturas de fotos de tamaño más o menos grande – así como al propio tamaño de los iconos – gracias a una barra deslizante situada en el menú de vistas.

Y hablando de menús, olvidaos de los tradicionales menús principales: varias aplicaciones clásicas han renovado su interfaz de acuerdo con la propuesta de Aero, y los tradicionales menú de Fichero, Edición, Herramientas o Ayudas no estarán directamente visibles. Pero Microsoft sabe que esta característica puede confundir a muchos usuarios, y ha ideado un mecanismo para acceder a dichos menús a cualquier momento: pulsando la tecla Alt aparecerán dichas opciones en la ventana de la aplicación que esté activa.

El campo de búsqueda también estará muy presente en el explorador de archivos, y en la parte superior derecha de esta ventana comprobaremos como Aero nos permite introducir en cualquier momento términos de búsqueda que pueden responder tanto a un nombre de fichero o directorio como a una palabra que aparece en cualquier documento registrado en la base indexada por Windows Vista.

Windows Sidebar, gadgets por doquier

Otra de las características más llamativas con las que nos encontraremos al lidiar con nuestras sesiones con Windows Vista será la llamada Barra Lateral de Windows Vista, más conocida con su nombre inglés, Sidebar. Este componente es totalmente novedoso y responde a una moda que a pesar de lo que muchos puedan creer, no se inició con los widgets de MacOS X. Ya antes de esa excelente idea de Apple a la hora de integrar estas miniaplicaciones en el escritorio otras empresas habían ofrecido la misma posibilidad para Windows XP e incluso sistemas Linux.

aero4.jpg

StarDock, por ejemplo, fue – y es – una de las empresas con desarrollos plenamente enfocados a mejorar la interfaz visual que aportó dicha posibilidad. Muchos se preguntarán si tiene sentido que dichas aplicaciones tendrán en Vista, pero la propia StarDock ya ha ofrecido una visión de lo que propone para Windows Vista, demostrando que las mejoras visuales tienen aún un largo camino por recorrer.

Windows Sidebar propone una interesante concepción de las miniaplicaciones de escritorio, a las que ellos denominan gadgets. Aunque de serie existen apenas una docena de gadgets disponibles, Microsoft ha puesto en funcionamiento un servicio de descarga de mini-aplicaciones que se pueden ir añadiendo al Sidebar en apenas unos segundos, y que aportarán todo tipo de curiosas funcionalidades: calendarios, previsiones del tiempo, información sobre la bolsa, minijuegos, monitorización del sistema, y un largo etcétera que se va incrementando gracias a la comunidad de desarrolladores.

Estos elementos se pueden arrastrar fuera de esa barra lateral para mantenerlos en cualquier posición del escritorio, lo que en algunos casos permitirá que muestren todas sus ventajas. Es el caso de la previsión meteorológica, que en la barra lateral solo informa del tiempo en el día actual, y que al sacarlo de allí incluye una previsión del tiempo que hará los próximos cinco días en la ciudad que elijamos.

Solo es un ejemplo del concepto que ha triunfado en MacOS X y que Microsoft lleva queriendo integrar desde sus primeras versiones de Longhorn. Todo un acierto, que nuevamente podremos desactivar si no encontramos útil, claro.

aero8.jpg

Conclusiones

Parece que Microsoft aún tiene preparadas algunas sorpresas en este terreno, ya que la nueva arquitectura gráfica va a dar margen para nuevos elementos visuales que se irán incorporando gradualmente. Es el caso de la recientemente anunciada Dreamscene, una característica que permitirá mostrar como fondo de escritorio cualquier vídeo animado, lo que conferirá a nuestro puesto de trabajo un aspecto mucho más llamativo, tal y como se puede apreciar en este vídeo:

No obstante, y a pesar de que ha sido el aspecto que más medios han destacado frente a las ediciones anteriores – y el que muchos usuarios también toman como principal referencia a la hora de hablar del nuevo sistema operativo – Aero no debe ser en ningún caso un motivo válido para migrar a Windows Vista. Paul Thurrot citaba con muy buen criterio las palabras de Jim Allchin al hablar de la renovada interfaz gráfica: si tuviérais que escoger una única razón para actualizar a Windows Vista, esa tendría que ser la de la seguridad. Y es que aunque Windows Vista es notablemente más ‘bonito’ que sus predecesores, el trasfondo del sistema, como iremos descubriendo, es el que realmente aporta las características diferenciadoras a Windows Vista.

Y por favor, dadme tiempo para la comparación con MacOS X y sobre todo, con el prodigioso Beryl de Linux. Sé que los efectos de este último en especial – lo uso a diario – dejan las mejoras visuales de Windows en mera anécdota, pero como venía diciendo, esa no es la cuestión.

vINQulos
Vista a fondo. I: Introducción
Vista a fondo. II: Instalación
Vista a fondo. IV: El Sistema de Ficheros
Vista a fondo. V: Ocio digital a tu alcance
Vista a fondo. VI: Ofimática a tu alcance
Vista a fondo. VII: cómo aderezar un Sistema Operativo

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor