¿Viva el low cost?

Empresas

Ikea o McDonald’s resisten a la crisis: ¿debería la industria TIC asumir estos modelos de negocio?

Ikea vive un ejercicio dorado. A pesar de la crisis, sus muebles de nombre impronunciable siguen cautivando a los consumidores.
Ni la recesión y la caída del Ibex 35 ni el pánico generalizado en cuestiones económicas afectan a la cadena, que ha registrado un crecimiento en la facturación del 19 por ciento según Cinco Días y que espera crecer un 42 por ciento en volumen de ventas en 2008 según Europa Press.
Además de alfombras Urdum, los ciudadanos también comen más pizzas a domicilio y más menús en las hamburgueserías. En plena oleada de despidos, McDonald’s aumentó este verano su plantilla en 4.000 trabajadores y sólo en el Reino Unido.
Mientras, Yahoo! anuncia un caída brutal en sus resultados y despidos, las fabricantes de chips promueven ERES que reducen entre un 6,5 y un 15 por ciento su número de trabajadores y hasta Microsoft se podría ver obligada a reducir sus previsiones para lo que queda de 2008.
Y eso teniendo en cuenta que el sector TIC será, según sus directivos, uno de los más afectados. Los altos ejecutivos tecnológicos afrontan el futuro con optimismo.
Los hechos, aún así, se empeñan en no darles la razón. El gasto en novedades tecnológicas de los ciudadanos se reduce frente al ejercicio anterior, el sector en España presentará un crecimiento cero según las estimaciones de la patronal y los campos en alza dentro de este mercado son aquellos más cercanos a la filosofía low cost que marca el día a día de, por ejemplo, Ikea, como es el caso de los nanopcs.
¿Se encuentra el sector ante un toque de atención para remodelar su modelo de negocio? ¿Tendrá que adaptarse a la idea de una cierta calidad a un precio reducido para poder sortear la que algunos ya consideran la peor crisis financiera desde 1929?
Las próximas decisiones demostrarán si la filosofía del bajo coste ha llegado para quedarse al sector TIC.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor