VMware moviliza la virtualización

AlmacenamientoDatos y AlmacenamientoEmpresas

Gracias a un pequeño hypervisor, los usuarios podrán operar diversos entornos en el mismo teléfono móvil, o migrar sus datos fácilmente a un nuevo modelo.

VMware pretende llevar la tecnología de virtualización a los smart phones y teléfonos móviles a partir del próximo año, gracias a su nueva oferta Mobile Virtualization Platform (MVP).

Esta plataforma se basa en un ligero hypervisor (el monitor de máquina virtual) que permitirá a los usuarios disponer de máquinas virtuales en sus smart phones de la misma forma en que un PC o portátil puede albergar distintos entornos.

Para hacer posible este concepto, VMware adquirió en octubre Trango Virtual Processors, una compañía que ya había diseñado un hypervisor para teléfonos inteligentes que operan con la extendida arquitectura de procesador ARM.

De esta forma, el nuevo hypervisor de VMware -consistente en software y una pequeña pieza de hardware de 20 a 30 Kb- será compatible con los modelos de smart phone construidos con el diseño ARM.

Principales competidores
En la actualidad, hay sólo un puñado de compañías creando plataformas virtuales para terminales móviles. Trango, OK Labs y VirtualLogix son algunas de ellas trabajando en diseños de hypervisor.


Por su parte, cuando Xen -principal competidor open source de VMware adquirido por Citrix- presentó la versión 3.3 de su hypervisor a comienzos de año, ya mencionaba la posibilidad de extender esta capa de software a los teléfonos móviles.

Ahora que VMware ha decidido dar un paso más allá, el mercado adquiere un mayor potencial para que otros competidores hagan lo propio. Así sucederá probablemente con el sistema operativo Windows Mobile, con gran presencia en terminales móviles.

De hecho, Gartner indicaba en un reciente informe que para finales de 2008 habría cerca de 10 millones de hypervisors disponibles para teléfonos inteligentes. Sin embargo, en la actualidad únicamente existen unos pocos modelos de terminales que puedan adquirirse con esta función embebida.

Aún así, la virtualización ha seguido el mismo rumbo que otras tecnologías de uso masivo como los procesadores de 64 bits o los discos duros de alta capacidad, que nacieron en los grandes CPDs para extenderse después a otros usos y dispositivos.

Primeras aplicaciones
Aunque el anuncio de VMware acaba de conocerse, la tecnología no llegará al mercado hasta finales de 2009. Por el momento, la compañía está trabajando con distintos fabricantes de terminales aún sin desvelar.


Sólo sabemos que el hypervisor estará disponible primeramente en los smart phones, para trasladarse a los teléfonos móviles a continuación. Y ya hay un número de ISVs (vendedores independientes de software) desarrollando aplicaciones y dispositivos virtuales.

Esta pequeña capa de software embebida permitirá a los usuarios finales correr múltiples entornos virtuales en su teléfono móvil. Así, uno de los usos más demandados será la posibilidad de contar con entornos separados -el personal y profesional, por ejemplo- en el mismo terminal, sin necesidad de cambiar de tarjeta SIM.

Cada entorno operará como un teléfono móvil totalmente independiente, de manera que también se podrán migrar fácilmente todos los datos a otro terminal, siendo el hypervisor el encargado de dividir el software del hardware subyacente.

Empuje del open source
Los primeros teléfonos virtuales estarán basados en los chips de ARM, incluyendo los nuevos modelos ARM Cortex-A8 y A9. Con respecto al software, la solución de VMware correrá en principio sobre sistemas operativos Linux, Windows CE y Symbian (ahora en manos de Nokia pero que se convertirá en open source).

Posteriormente, VMware ampliará el soporte al sistema operativo Android de Google y probablemente para el iPhone de Apple, dos modelos que han captado la atención de los desarrolladores al operar con código fuente abierto.

El open source se vislumbra así como un acelerador de la virtualización en los teléfonos móviles, ya que actualmente la mayoría de fabricantes de terminales no publican APIs (interfaces de programación) de sus sistemas operativos propietarios.

Sin embargo, los consumidores demandan cada vez más aplicaciones, y tanto Symbian como Google o Apple cuentan con un importante contingente de ISVs que pretenden hacer negocio con aplicaciones innovadoras en contenido.

A su vez, los fabricantes de dispositivos pueden emplear la tecnología de virtualización para acelerar el desarrollo de servicios para el cliente– como la gestión de derechos digitales o el software de facturación- y reutilizarlos en nuevos terminales.

La intención de VMware por ‘movilizar’ la virtualización es parte de la visión de Paul Maritz, CEO de la firma, cuya idea es que esta tecnología salte la barrera del CPD para formar parte, incluso, del entorno cloud computing. Nada escapa a la virtualización.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor