What happens in Vegas stays in Vegas… or not?

Empresas

El director de marketing de Blusens, Miguel Churruca, hace balance, en un diario de viaje, de su paso por el CES.

La conocida frase de “Lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas” no es muy aplicable al CES, el Consumer Electronics Show, que pasa por ser la feria de electrónica de consumo más grande del mundo, y desde luego lo es a nivel de repercusión.
Por eso todas las empresas que participamos queremos asegurarnos de que lo que pase en el CES no se quede en el CES. Desde luego, sólo el hecho de codearse con la artillería pesada de las mayores marcas del mundo, y con los americanos jugando en casa, es para pensárselo dos veces antes de decidir exponer aquí.
Así que cuando Blusens empezó a decir, con la boca pequeña, que íbamos a exponer en el CES de Las Vegas en 2009, ya nos decían muchos que si estábamos locos, que a dónde íbamos… Y ya cuando la coyuntura económica se fue complicando a medida que avanzaba el 2008 y nosotros continuamos apostando por una fuerte expansión multinacional, ya las opiniones variaban entre “estos de Blusens están locos” y “más dura será la caída”.
Al final ni lo uno ni lo otro, y nosotros a lo nuestro, haciendo gala de nuestro lema “be different”, en los últimos meses hemos estado en Berlín, Dubai y Las Vegas. Suma y sigue.
Claro que sin tener un producto al nivel de la feria, la cosa es muy complicada. No se puede ir a un evento como éste y pretender ser algo sin mostrar un producto, concepto o imagen que sobresalga de entre el maremágnum de expositores, y más cuando eres nuevo en la feria.


Por ello nosotros quisimos mostrar la versión definitiva de nuestro blu:brain.Y es que los dispositivos de hogar y las televisiones con “algo más” han sido la estrella del CES. Un CES que, dicen, ha tenido un 25% menos de visitantes que el año pasado, cifra que la organización, como en todas las ferias, a buen seguro maquillará. El caso es que se veía menos gente que en otras ocasiones, pero estamos en los USA y aquí todo es grande, y la perspectiva del expositor es diferente a la del visitante.
El visitante de una feria de este tamaño no va a perder el tiempo, business is business, y si se para a ver algo es porque tiene un interés palpable. Nuestros responsables comerciales de América están cerrando acuerdos de distribución en varios países, incluidos los Estados Unidos.
No sólo para gente de la distribución, sino proveedores de contenidos, operadoras, Telcos, etc, todo el mundo queda encantado con sus posibilidades y entusiasmados con lo que ven. Les gusta su apariencia, no en vano dicen que los europeos sabemos cómo diseñar aparatos. Y es que, aunque seamos europeos, o al menos eso dicen, suena bien que te lo digan de vez en cuando. Sobre todo porque América es diferente, al menos los USA. Quién lo iba a decir, el país paradigma del capitalismo gobernado por los sindicatos, las “unions”.
Nuestra mentalidad choca con la realidad norteamericana en la que para montar un stand hay que lidiar con el sindicato de carpinteros, el de electricistas, el de transportistas por carretera, el de transportistas de feria, y algún otro que me dejo, seguro. Choques culturales que son complicados de gestionar a miles de kilómetros de distancia y en plena época de Navidades.
El caso es que hemos ido al CES con un stand más grande que el que tuvimos en IFA, lo hemos hecho bien, tenemos resultados, estamos contentos y vamos a volver el año que viene. Pero ya sin pruebas, con toda la artillería, a destacar, sin complejos, porque sabemos que podemos hacerlo. ¿Estamos locos? Sí, también nos decían eso hace meses, cuando hablábamos de ir al CES.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor