Wikileaks revela la deficiente actuación de Apple contra las falsificaciones chinas

Empresas

La firma de Cupertino creó un equipo en 2008 con una labor: frenar las falsificaciones de iPods y iPhones.

Algunos cables publicados Wikileaks desvelan detalles sobre la batalla de Apple contra las falsificaciones en China y las medidas que el gigante está tomando para su detención.

Durante tres años desde la creación del equipo encargado de detener las prácticas fraudulentas, no ha habido apenas avances y lejos de eso, las falsificaciones han ampliado: en volumen y perfección.

Don Shruhan, director de seguridad de Apple en Hong Kong, aseguraba en algún cable que estaba preocupado por la cantidad de productos de imitación de Apple que se producen en el país asiático y por la falta de experiencia de los abogados de Apple en el trato con las autoridades chinas.

Conseguir un iPad falso puede costar 15 minutos”, asegura Wini Chen, estudiante de San Francisco que recientemente visitaba el país asiático, como recoge CNN.

La puesta en evidencia de esta incompetencia no parece haber gustado mucho a la compañía que dirige Tim Cook, que en diciembre dio la orden de que se eliminase una aplicación de su App Store a través de la cual se podía navegar por los documentos de Wikileaks.

La compañía sugirió que la aplicación “violaba las leyes” o podía resultar “perjudicial para las personas”.

El país asiático se le está indigestando al gigante de la manzana, que hace poco descubría con gran asombro que las falsificaciones iban más allá. Se han encontrado hasta cinco tiendas falsas con todo lujo de detalles de Apple que vendía dispositivos falsos de la marca.

Según los documentos de Wikileaks la provincia Guangdong, la más poblada del país y donde opera Foxconn, fabricante de algunos productos de la marca tiene fábricas, se ha convertido en un centro de fabricación y venta de productos falsos de Apple.

El contrabando con las piezas reales de los dispositivos es habitual. Se reclaman para hacer réplicas similares a bajo coste y exportarlas a países como India. Apple planea reforzar su relación con el gobierno con el argumento de que las baterías de los falsos dispositivos pueden explotar y herir a los usuarios y que los ingresos fiscales podrían tener un gran impacto económico.

Los planes de la firma de Cupertino, según los cables, pasan desde la incautación de vendedores ambulantes hasta el trabajo conjunto con la policía del país para atacar las instalaciones de fabricación sin dejar de lado la distribución online.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor