Windows 10 Store: el futuro de la distribución de juegos y apps pasa por la Red

Fabricantes de SoftwareProyectos

Ante el inminente inicio de la vida útil de la nueva generación del sistema operativo de Microsoft parece plantearse un paralelismo con lo que en los últimos años ha supuesto una completa revolución en la distribución de software: las tiendas online de aplicaciones. Inseparables de nuestros ya cotidianos dispositivos móviles Microsoft ya prepara la transición a la etapa en que Windows Store se convierta en algo similar pero con los ordenadores.

La propia competencia ya abrió el camino. Apple aprovechó la costumbre de adquirir apps para sus iPhone y iPad en la App Store para ampliar la oferta a los ordenadores portátiles y de sobremesa de la marca con Mac App Store. Y ese sendero no va a tardar en transitarlo quien tenga en su dispositivo instalado el sistema operativo Windows 10.

Debido además a la peculiaridad de este SO, capaz de ocupar indistintamente potentes ordenadores de sobremesa o smartphones de gama media, la tienda de aplicaciones para Windows 10 se antoja como una necesidad para este ecosistema que quedará sin duda completamente renovado por una revolución que se dejará notar principalmente por la gran cuota de mercado de los ordenadores que hacen uso de la plataforma de Microsoft.

Si App Store, GooglePlay o Steam forman ya parte del panorama habitual, con Windows 10 Store se consolidará del todo esta vía de acceso a las aplicaciones, a las que se llegará con la misma naturalidad con la que ya nos hemos acostumbrado a instalar apps nuevas en móviles y tablets.

Y parte esencial de este cambio de paradigma para por los videojuegos, uno de los sectores más importantes en el mundo de las apps móviles y que hasta ahora no ha sido especialmente bien considerado en el caso de la tienda online Mac App Store, aunque también cabe recordar que este ecosistema cuenta también con una larga tradición minoritaria en cuanto a versiones en Mac OS de los videojuegos más populares que, además, tampoco es que se vendan demasiado en esa plataforma.

No es el caso de Windows 10, razón por la que ahí podría estar una de las claves para la consolidación de este modelo de distribución ya más que probado con dispositivos móviles pero que ahora se enfrenta a su traslación al segmento de ordenadores portátiles y de sobremesa. En esa tarea suponemos que estarán trabajando denodadamente en Microsoft junto con los desarrolladores de software para animar en la medida de lo posible a que sean capaces de ofrecer, cuando finalmente Windows 10 llegue a los equipos, un catálogo de contenidos lo más atractivo posible.

vINQulo

TechCrunch

 

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor