Windows 8, el nuevo foco de acusación de ciberespionaje de China

Empresas

El gobierno chino se propone crear un sistema operativo propio para resolver los problemas de espionaje.

A la presión que en las últimas semanas está ejerciendo China a sus bancos para que abandonen los productos de IBM en una nueva cruzada de acusaciones de ciberespionaje a las empresas tecnológicas estadounideneses, se suma ahora la contienda contra Microsoft.

El ataque sobre el gigante del software sugiere que Windows 8 es una “amenaza potencial” para la seguridad de la información de China, como recoge ZDNet.

En mayo el ejecutivo chino informó que había ordenado la prohibición del uso de Windows 8 en todos los nuevos ordenadores del gobierno, suspendiendo la cooperación con EE.UU en materia de seguridad cibernética.

Desde el gigante asiático se alega que el sistema operativo tiene el potencial de reunir información más detallada acerca de los ciudadanos chinos que el propio gobierno y potencialmente estos datos terminan en la Administración estadounidense.

“La ley de EE.UU permite que todas las entidades informen voluntariamente al gobierno de estos datos, una buena manera de controlar a otros países”, ha declarado Ni Guangnan, miembro de la Academia de Ingeniería de China.

China ha puesto en marcha una oficina para estudiar la seguridad cibernética y se propone crear un sistema operativo propio para resolver los problemas de espionaje.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor