Windows 9 se adaptará automáticamente al dispositivo donde se ejecute

Sistemas OperativosWorkspace

Más que un sistema operativo, un camaleón. Es lo que pretende conseguir Microsoft con la futura versión de su sistema operativo que actualmente recibe el nombre en código Threshold (umbral) y con el que se pretende traspasar una puerta inédita: que sea el sistema operativo el que reconozca en qué dispositivo se va a instalar, adaptándose al mismo sin intervención del usuario.

Microsoft quiere unificar sus sistemas operativos actuales (para equipos portátiles y de sobremesa, para móviles y tablets) de manera que haya un único sistema operativo (para atraerlos a todos y atarlos en la oscuridad… perdón, no he podido resistirme) en lugar de uno distinto para cada plataforma.

Serían sin embargo tres las formas en las que se expresaría: sobremesa/portátil, tablet y smartphone, aunque ya no supondría un dilema para el usuario tener que seleccionar cualquiera de ellas: sería el propio sistema operativo el que detectaría en qué tipo de dispositivo se va a instalar para proceder a ello de manera adecuada. Reconocería el hardware existente y adaptaría la instalación.

Esto supone detectar si hay ratón inalámbrico y teclado externo, pantalla táctil, procesador Pentium o Snapdragon… en suma, reconocer el entorno y adaptar la instalación a las necesidades y características del mismo. Teniendo en cuenta las importantes diferencias de estilo visual entre los dos tipos de escritorio, el que conocemos en los ordenadores con Windows 7 y 8 o el que aparece en los móviles con Windows Phone, en Microsoft han previsto la posibilidad de alternar entre ambas interfaces a gusto del usuario.

Aunque Windows 9 no saldrá hasta la primavera de 2015 se prevé que a finales del presente año sea accesible una versión de prueba que permita su evaluación preliminar.

vINQulo

ZDnet

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor