Windows gratis, aplicaciones universales y otras perlas del Build 2014

Fabricantes de SoftwareProyectosWorkspace

Durante tres días, el Moscone Center de San Francisco ha acogido la conferencia de desarrolladores de Microsoft, que quiere marcar una nueva etapa bajo la dirección de Satya Nadella.

Microsoft no necesita presentación. Es una de esas compañías que labrado con su trayectoria la historia moderna de la tecnología. Desde sus inicios, hace ya unas cuantas décadas, ha ido sumando liderazgos: en materia de sistemas operativos con Windows, de suites ofimáticas con Office y de navegadores con Internet Explorer, entre otros productos de sobrada fama. Y actualmente continúa siendo la empresa de software que más ingresos anuales genera, facturando 65.700 millones de dólares en 2013 sobre los 62.000 millones de dólares del año anterior. En cuestión de números su co-fundador Bill Gates también tiene mucho que decir, especialmente ahora que ha recuperado el primer puesto como persona más rica del mundo al amasar unos 76.000 millones él solo.

Imagen por cortesía de Microsoft - www.microsoft.com
Imagen por cortesía de Microsoft – www.microsoft.com

Pero ni los viejos logros ni los antiguos dirigentes son bazas para competir en el mercado actual, donde lo móvil impera y la innovación premia. El que fuera vicepresidente ejecutivo del grupo de Cloud&Enterprise, Satya Nadella, acaba de cumplir dos meses como CEO de este gigante con un esperadísmo lanzamiento de Office para iPad y la tradicional conferencia de desarrolladores Build por el medio. Él es el encargado de llevar a la firma de Redmond a un nuevo nivel corporativo y de consumo en un momento en el que la pérdida de interés por los ordenadores está mermando sus posibilidades. Y donde las alternativas online obligan a una evolución constante o a “retirar sin piedad cualquier obstáculo que permita innovar”, “marcar la diferencia” y dejar “impacto”, en palabras del propio director ejecutivo, porque la industria tecnológica “no respeta la tradición”.

Microsoft Azure Preview Portal y la Fundación .NET

Uno de los ejemplos más claros de esta premura se encuentra en los servicios ubicados en la nube, que viven una auténtica guerra de precios. Con el objetivo de equipararse a Amazon Web Services, que también ha revisado sus costes a la baja recientemente, el renombrado Microsoft Azure tiene previstas reducciones sobre las tarifas vigentes de hasta el 65% en almacenamiento, del 35% en cómputo para instancias Linux y del 27% para Windows. Aprovechando la celebración del Build 2014 ha virado, además, hacia una mayor integración de las tareas de gestión y creación de aplicaciones, como cabía esperar de un evento de estas características, con la invención de Microsoft Azure Preview Portal. Dicho portal pondrá al alcance de los desarrolladores todas aquellas herramientas necesarias para desempeñar su trabajo y llega acompañado de mejoras en Visual Studio Online, entre otras cosas.

“Desarrollar  para un mundo móvil y en la nube es complicado”, tal y como comentaba durante su presentación, el vicepresidente ejecutivo Scott Guthrie. Con este tipo de iniciativas Microsoft estaría intentando simplificar tareas “sin sacrificar velocidad, posibilidades de elección, coste y calidad” y, en resumidas cuentas, hacer “posible un mundo en el que los servicios de infraestructura y plataforma se unan en una experiencia sin fisuras, de modo que los desarrolladores y profesionales de TI ya no tendrán que trabajar en entornos separados en cloud”. Es un adelanto. Aunque este avance no es la única sorpresa que se ha llevado el grupo de personas que se congregaron durante los últimos días en las instalaciones del Moscone Center de San Francisco, ni nosotros.

Fuente-Shutterstock_Autor-v.schlichting_opensourceMicrosoft ha decidido liberar el código de Roslyn, en forma de .NET Compiler Platform, que se incluye en el catálogo inicial de proyectos “open source” de la también recién creada Fundación .NET. En ella participan miembros de Xamarin, IndentityMine, Umbraco, Compiled Experience y Glimpse, junto a otros, que se han propuesto trabajar de forma organizada para extender la popularidad de este framework a través de cualquier tipo de dispositivo, desde móviles a servidores. La nueva entidad da cabida tanto a desarrolladores comerciales como, obviamente, no comerciales para “fortalecer el futuro del ecosistema .NET a través de la promoción de la apertura, la participación comunitaria y la innovación veloz”.

Una vez más, la palabra innovación sale a relucir en la Microsoft de Nadella y, en esta ocasión, está relacionada con las bondades del código abierto, con todo lo que eso conlleva. Mientras el representante de Microsoft Open Technologies Gianugo Rabellino destaca que en el pasado “el compromiso de la comunidad a través de fundaciones de código abierto ha demostrado nutrir y avanzar tecnologías básicas en las que se basa la industria de TI”, el vicepresidente corporativo de la división de Desarrollo de Microsoft, S. Somasegar ha sido más concreto, recordando que ya “hemos visto cómo abrir el proceso de desarrollo a la comunidad, en ASP. NET por ejemplo, ha permitido a .NET innovar más rápido”. Y como dicen, “será interesante ver cómo toma forma el futuro con la participación de la industria en proyectos de desarrollo abiertos” gracias a esta organización.

Windows 8.1: Un pasito hacia delante, un pasito para atrás

Windows-8-Logo-1Lo que se hará efectivo en cuestión de días es una actualización de Windows 8.1, el sistema operativo de Microsoft para ordenadores y tabletas. Ésta está pensada para contentar a quienes no cuentan con dispositivos de pantalla táctil y se manejan todavía con la pareja conformada por teclado y ratón, pero también a parte de los usuarios que había mostrado su malestar por el gran cambio de interfaz que supuso el salto desde Windows 7 a Windows 8. ¿Lo más significativo? La inclusión de los botones de apagar y buscar en la esquina superior derecha de la pantalla principal, la posibilidad de cerrar o minimizar aplicaciones a la antigua usanza, la oportunidad de arrancar el modo escritorio por defecto y el acceso continuo a la barra de tareas. Pero también el regreso del añorado menú de Inicio, que llegaría algo más tarde, pero llegará. A Microsoft no se le han caído los anillos a la hora de rectificar una decisión que muchos no comprendían ni consideraban práctica, aunque no sólo ha habido pasos atrás.

Referente al uso de Windows y programas asociados, el Build 2014 ha dejado interesantes anuncios sobre un Internet Explorer 11 que detecta qué tipo de dispositivo se está usando y que cuenta con un modo empresa, así como un Office puramente táctil. Se ha tomado una decisión de calado: ofrecer Windows gratis tanto para smartphones como para otros gadgets que tengan una pantalla de menos de 9 pulgadas, lo que apunta directamente a las tabletas e incluso a aparatos del Internet de las Cosas. La importancia de esta jugada radica en que Windows se posicionaría en el mismo lugar de partida que otras plataformas, al no cobrar por licencias, abriendo las puertas al aumento de su participación. Si a esto le añadimos la apuesta por las aplicaciones universales, el crecimiento potencial va en aumento. Y es que Microsoft favorecerá la escritura de una única app capaz de funcionar en móviles, tablets PC, PCs tradicionales y la consola Xbox. Las ventajas son claras para usuarios y desarrolladores, que compartirán desde “el manejo de suspender y reanudar y hacer el proceso de fondo, hasta la manera en que gestionan la seguridad en la aplicación”, tal y como explica el director del ecosistema de desarrolladores Kevin Gallo.

Windows Phone 8.1 o la introducción de Cortana

Fuente-Shutterstock_Autor-Gonzalo Aragon _vozA nivel móvil, individualmente, Microsoft se está poniendo las pilas. Al menos por lo que hemos visto en esta última edición del Build, que nos da pistas de lo que pretende hacer la compañía  americana de ahora en adelante. En primer lugar, ha presentado la versión 8.1 de su software Windows Phone, que destaca por su centro de notificaciones, unas pantallas de inicio y de bloqueo personalizables, un teclado virtual más veloz y la conexión automática a redes Wi-Fi, con opción de conceder dicho acceso rápido a otras máquinas. Cabe destacar asimismo su tecnología de gestión para la oficina. La pieza clave de Windows Phone 8.1 la constituye, sin embargo, el asistente de voz Cortana cuya pretensión es desviar la atención de rivales como Siri y Google Now. Al igual que ellos busca información útil para su dueño y le ayuda a enfrentarse a tareas como llamadas y mensajes o eventos del calendario, a la vez que se integra con programas tipo Skype, aunque hay que tener en cuenta que se encuentra en fase beta y le queda margen de mejora. Según el vicepresidente corporativo Joe Belfiore, “es el único asistente digital que llega a conocerte, construye una relación en la que puedes confiar y mejora con el tiempo haciendo preguntas basadas en tu comportamiento y comprobándolo contigo antes de asumir que estás interesado en algo”.

Los primeros teléfonos en incorporar Windows Phone 8.1 de serie son los Lumia 930, Lumia 635 y Lumia 630, que también han salido a la luz esta semana. Como bien se deduce de su numeración, el 930 es el más potente de los tres. Todos se alimentan con un procesador de cuatro núcleos, pero él en su caso sube a las 5 pulgadas de tamaño de pantalla y a los 1.920×1.080 píxeles de resolución, tiene 32 GB de almacenamiento interno y además presume de incluir una cámara con tecnología Nokia PureView de 20 MP. Por eso su precio sube a 599 dólares frente a los 189 dólares y los 159 dólares del Lumia 635 y del Lumia 630. Este último, eso sí, podrá comprarse con Dual SIM. Las personas que cuenten con un smartphone Windows Phone 8 en su poder, sea o no Lumia, recibirán la actualización, dejando entrever el interés de Microsoft por hacerlo bien en este sector.

De todas las novedades presentadas por Microsoft en el Build 2014, ¿con cuál te quedas? ¿Cuál crees que aprovecharás mejor? ¿Y qué otras destacarías? ¿Creéis que Nadella, su equipo y su estilo sereno van por el camino correcto? Os escuchamos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor