Windows para ARM, ¿qué ocurre con Windows Phone 7?

MovilidadProveedor de ServiciosProyectos

La gran noticia de Microsoft en el CES de Las Vegas ha sido una futura versión de Windows para la arquitectura ARM, muy distinta a la tan querida x86 de los de Redmond, su estrategia cambia radicalmente.

Las tornas están cambiando en Microsoft. Son muchos campos en los que el gigante del software está modificando sus estrategias durante los últimos años. En el ámbito de su negocio tradicional, el de los sistemas operativos, la compañía presidida por Steve Ballmer se encuentra en una encrucijada para adaptarse al creciente modelo del cloud computing. Así se puso de manifiesto con la llegada de Windows Azure, la plataforma sobre la nube con la que Microsoft pretende adoptar el modelo de Software como Servicio (más bien Plataforma como servicio) que tanto parecen demandar las compañías en la actualidad.

Sin embargo, el gran desafío de Microsoft parece encontrarse en los dispositivos móviles. Gran desafío y gran tarea pendiente después del fracaso de sus últimos sistemas operativos Windows Mobile.

En espera de los primeros resultados del nuevo Windows Phone 7 Series, ahora nos llega la noticia de que Microsoft está desarrollando una versión de Windows 8 para la arquitectura ARM, que en el campo de la movilidad supera claramente en diversos aspectos a la popular x86.

La apuesta de Microsoft busca introducirse en un mercado claramente en expansión como es el de los smartphones y tabletas, también claramente dominados actualmente por sus dos máximos rivales, Apple y Google. Está claro que llega tarde a un segmento que está explosionando y seguirá haciéndolo durante este año, pero ¿qué ocurre con Windows Phone 7?

La reciente llegada de Microsoft Windows Phone 7 Series, la última versión del sistema operativo para dispositivos móviles, podría quedar relegada a un segundo plano si desde Redmond se confirma un Windows tradicional adaptado a la plataforma ARM, ampliamente adoptada por fabricantes como Marvell o Qualcomm en sus desarrollos.

Ciertamente, es necesario que Windows consuma menos recursos a nivel de memoria o energéticos, detalles de vital importancia para este tipo de dispositivos, pero en la compañía que ha mantenido una hegemonía incontestable en el segmento de PC y servidores durante años, se presenta una margarita que deberán deshojar con mucho cuidado para no volver a caer en los errores del pasado. ¿Windows o Phone 7 para dispositivos móviles?

Bajo el punto de vista del que escribe, deberán mantener un alto grado de separación entre el mercado de Tablet PC, donde sí podría ser factible un Windows tradicional adaptado a sus requerimientos, y el de Smartphone, donde Windows Phone 7 Series tendría margen de crecimiento. Mientras tanto, esperaremos a conocer nuevas noticias sobre esta alternativa llamada a competir frontalmente con iOS y Android.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor