Windows Phone 8, ¿tabla de salvación para RIM?

EmpresasMercados FinancierosMovilidadProveedor de ServiciosProyectos

Los últimos rumores apuntan a un cambio radical en la estrategia de RIM, que podría seguir los pasos de Nokia y asociarse con Microsoft en el mercado smartphone.

Tantear cuál puede ser el futuro de Research In Motion se ha convertido en uno de los pasatiempos favoritos de la industria, especialmente después de que la compañía haya reportado pérdidas históricas durante su último trimestre y fuentes cercanas hayan asegurado que una de las estrategias estudiadas por el equipo de Thorsten Heins es la de dividir el negocio de telefonía en dos, manteniendo la cartera de servicios y vendiendo la parte de hardware.

Las últimas novedades al respecto llegan de la mano de Reuters. La agencias de noticias informa de que el consejo de dirección de RIM se plantea ahora la posibilidad de asociarse con Microsoft e integrar su sistema operativo Windows Phone 8 en los próximos smartphones de la firma. Esto es, que el atribulado fabricante ve como posible solución a sus problemas seguir el camino emprendido por otro de sus rivales en el sector: Nokia.

El CEO del gigante de Redmond, Steve Ballmer, ya se habría puesto en contacto con los de Ontario para discutir un posible acuerdo. Mientras que RIM ya ha confirmado que no presentará su sistema operativo móvil BlackBerry 10 hasta principios de 2013, como muy temprano. En este sentido el cambio de plataforma se trataría de un parche temporal, en virtud del cual se adoptaría el software de Microsoft sólamente hasta el momento en que el propio sistema de Research In Motion esté listo para ser lanzado al público.

Otra de las opciones que está explorando esta última compañía es la de vender incluso su negocio de red de mensajería, considerado por analistas y usuarios como uno de los puntos fuertes de su estrategia actual. Licenciar su software propietario. O incluso ofrecer a la propia Microsoft una parte de sus acciones a cambio de un desembolso en tareas de marketing y una inversión en los gastos generales del fabricante de BlackBerry.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor