Y la ‘iPhone-manía’ se desató en China

EmpresasOperadoresRedes

Por primera vez en su historia, Apple encabeza la clasificación de vendedores de smartphones en el país asiático, por delante de fabricantes locales como Xiaomi o Huawei.

El mundo es cada vez más móvil. Y los móviles son cada vez más abundantes en modelos, en precios, en especificaciones y en marcas. Están por todas partes y llegan desde los lugares más dispares. Parece que nadie quiere perder la oportunidad de comerse un pedacito de la tarta de telefonía, especialmente si es inteligente y está conectada, ya que permite dar acceso a Internet a los usuarios en cualquier momento, sitio y situación. Nos referimos, claro está, al mercado de los smartphones y a su colección de modelos para todos los gustos.

Los hay buque insignia, asequibles, categorizados como phablets, enfocados a las selfies, con carcasas intercambiables, de pantalla curvada, de doble pantalla, compatibles con wearables, preparados para hacer pagos, con teclado QWERTY, construidos a base de bloques, diseñados en España y, también, los hay chinos.

El gigante asiático se está postulando como uno de los grandes focos de creación tecnológica del planeta. Sólo basta con repasar la larga lista de compañías que han nacido dentro de sus fronteras y que están compitiendo con sus propios móviles. Algunos todavía se limitan al comercio local, pero otras están más consolidadas. Así, en dicha lista aparecen nombres como Coolpad, Goophone, iOcean, Jiayu, Meizu, Neo, Oppo, ThL, UMi y Zopo, junto a otros tipo Huawei, Lenovo y ZTE. Aunque si hay una firma que acapara la atención de propios y extraños, ésa es Xiaomi.

¿Por qué? Porque en menos de cinco años ha pasado de ser una completa desconocida, una compañía que acababa de ser fundada, a disputarle el beneplácito de los usuarios a los principales vendedores con sus diseños cuidados a precios competitivos. Sólo en 2014 ha conseguido vender 61,12 millones de smartphones. Esta cifra cobra mayor valor al explicar que supone haber colocado un 227% más de terminales que en todo 2013 y ha contribuido a generar unos ingresos de 74.300 millones de yuanes (algo así como 11.950 millones de dólares).

El pasado verano, además, se convirtió en el tercer mayor vendedor de smartphones a nivel mundial. Y eso a pesar de que todavía no ha comenzado con su gran campaña de expansión y que no ha sido de las primeras en sumarse al fenómeno de los smartphones. Nació tres años después que el iPhone.

Un intruso en la tierra prometida

La pujanza de Xiaomi es indiscutible. Sin embargo, las clasificaciones acaban de ser revisadas, ahora que ya se manejan datos definitivos del Q4 del pasado año, y la sensación que nos queda es que esta compañía que algunos conocen por el sobrenombre de la Apple china aún tiene trabajo por hacer. Según los cálculos de Strategy Analytics, por ejemplo, Samsung y la verdadera Apple continúan copando los primeros puestos con un empate técnico en ventas para este cuarto. Cada una de ellas habría distribuido 74,5 millones de smartphones.

El desempeño de Apple estaría siendo especialmente destacable, ya que un año antes, de octubre a diciembre de 2013, “sólo” había vendido 51 millones de iPhone. O 23,5 millones menos. La subida con sabor a récord hasta los 74,5 millones de unidades ha sido ratificada por la propia compañía de Cupertino, que esta misma semana publicaba los resultados del primer cuarto de su año fiscal 2015. En ellos destaca el montante de 51.182 millones de dólares en ingresos que han dejado sus smartphones.

Y ésos no son los únicos números que hemos conocido durante los últimos días y que demuestran que la estrategia de diversificación de Apple en smartphones está funcionando. Y, más allá de esa comercialización de diferentes modelos de iPhone, el simple hecho de haber dicho adiós a las 4 pulgadas y abrirse a los pagos móviles, como características más destacadas de iPhone 6 y iPhone 6 Plus.

Canalys ha revelado que la compañía favorita de los usuarios chinos, los mismos que cuentan con una gran variedad de empresas locales que les entregan suficientes propuestas para elegir, no es otra que Apple. Sea por las 4,7 pulgadas del iPhone 6 y las 5,5 pulgadas del iPhone 6 Plus, más acordes con las últimas tendencias, por el marketing o por el aura de exclusividad que rodea a la marca de la manzanita mordida, lo cierto es que ella es la que más teléfonos inteligentes vende en China. O, al menos, la que más ha vendido en el Q4 gracias a la renovación de su cartera de producto.

Es la primera vez que Apple se alza con este título, demostrando de lo que es capaz y ganándole a las emergentes empresas chinas, con carteras más económicas incluso, en su propia casa. Hay que recordar que China es el país más poblado del mundo. En él vive aproximadamente el mismo número de personas que usuarios tiene la red social Facebook. Y ahí el teléfono móvil es muy utilizado. De hecho, la operadora China Mobile es la más grande que existe en todo el mundo y con ella, precisamente, se ha asociado Apple.

Detrás del éxito del iPhone en China estaría, además de las características del producto o los acuerdos comerciales, el propio don de la oportunidad. Esto es, que las versiones más recientes de iPhone han llegado al mercado justo a tiempo para la campaña de Navidad. Y su precio no parece haber amilanado a los consumidores.

Si Apple se cuelga la medalla de oro en China, ¿quién le sigue? La aspirante a estrella mundial Xiaomi. Aunque otra compañía china como Huawei se posiciona en la parte alta de la tabla, no llega a ser tercera. El top 3 lo completa otro clásico entre los clásicos del mercado smartphone, la surcoreana Samsung.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor