Ya pasamos más tiempo usando el móvil que los ordenadores

Movilidad
0 0 No hay comentarios

Los dispositivos móviles (smartphones y tablets) se consolidan como el dispositivo que más empleamos y además con ello se convierten en el método preferido por los internautas para acceder a la red. Además también se refuerza el uso de estos dispositivos para sobre todo ejecutar aplicaciones.

El futuro es móvil. Y el futuro es ya.

Las cifras porcentuales de uso de dispositivos electrónicos, como si de un combate se tratase, han experimentado un crecimiento a favor de quienes pasan más tiempo utilizando el móvil/tablet que el ordenador. Al mismo tiempo ha decrecido ligeramente el tiempo que pasamos con el ordenador pero la brecha se acentúa por la progresión del crecimiento en los dispositivos móviles, que además es cada vez mayor.

comscore

Un segundo dato interesante es la proporción del tiempo de uso de dispositivos móviles que se dedica a la navegación por Internet o a manejar distintas aplicaciones. La ventaja de esta última opción es apabullante, con un importante crecimiento desde el pasado año al actual. Si en 2013 era un 20 % el tiempo que se dedicaba a navegar por Internet con un móvil/tablet se estima que para 2014 será de tan solo un 14 %… y bajando. Esto quiere decir que de pasar un 80 % del tiempo manejando apps se pasará a un 86 %.

apps usage

 

Esta tendencia hace que las empresas estén dando más valor en los últimos tiempos a los usuarios de aplicaciones que a los navegantes en la Red, motivo por el cual cada vez proliferan con más insistencia los banners y demás publicidad que invitan a la descarga/instalación de aplicaciones. La intención es que tras un primer período en el que “pruebas la mercancía” a través de la web llega un punto en el que das el siguiente paso e instalas una aplicación que será la que pases a usar con preferencia como consumidor a largo plazo… si acuden a tu mente Facebook y Twitter es la demostración palpable de que ese modelo funciona.

A partir de aquí la fidelidad o la frecuencia con la que se accede a una aplicación le permite ocupar ese lugar preferente que es la pantalla principal de nuestro smartphone/tablet. A partir de ahí se ha fidelizado a un cliente al que hacerle llegar los productos y servicios propios de dicha app o los incluidos en la publicidad que esta albergue, con lo que el negocio se dispara.

El pescador que gana con este río revuelto no es otro sino el propietario de la misma tienda de aplicaciones: Apple y Google. Ellos son los decisores últimos sobre qué app se puede descargar y cuál resulta rechazada, quedándose por el camino con un porcentaje sobre el precio de la misma..

vINQulo

Chris Dixon

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor