Ya se venden más móviles de tipo smartphone que de los “no inteligentes”

Movilidad

El mundo de los móviles se divide en los que tienen pantalla táctil y los que no, los móviles “inteligentes” de los que continúan con la herencia de ser teléfonos y no añaden tantas funciones. Una pugna entre la generación actual de móviles con sus luchas entre los que usan sistema operativo iOS, Android o Windows y los que no tienen toda su superficie frontal ocupada por una pantalla táctil, continúan teniendo teclado numérico. Y son estos últimos los que acaban de perder la batalla.

Aunque mires a tu alrededor y prácticamente todo el mundo utilice un smartphone lo cierto es que sólo muy recientemente ha triunfado en cuanto a ventas globales este tipo de dispositivos sobre los teléfonos móviles tradicionales, con su teclado numérico y su pantalla chiquitica en la que es un suplicio navegar por Internet, jugar al Apalabrados o ver vídeos online.

Entre los usuarios de mayor edad y con menos afición tecnológica la implantación del smartphone ha sido más lenta pero especialmente el hecho de que aún continúen vendiéndose docenas de millones de móviles no smartphones se explica por la gran cantidad de habitantes de países emergentes donde la comunicación telefónica ha experimentado una mayor difusión con la tecnología celular que a través de las líneas fijas pero en las que sólo en época más reciente se están implantando redes con ancho de banda suficiente como para permitir el acceso a Internet a alta velocidad, por lo que continúa siendo suficiente con los teléfonos móviles no smartphone.

Eso lleva tiempo cambiando pero también está el factor de la barrera del precio, dado que hablamos de países con economías emergentes donde el salario medio es más bajo que por ejemplo en Europa o Estados Unidos por lo que también se va accediendo a terminales smartphone a medida que aumenta el salario disponible de sus habitantes, en una curva que además va encontrándose con la del precio más asequible de los terminales inteligentes de gama de acceso.

Y es justo en este momento cuando por fin se ha producido el cambio a juzgar por las cifras que ofrece el análisis de Gartner que indica que por primera vez ya se venden en el mundo más smartphones que teléfonos móviles de tipo tradicional. Y por cierto, gran parte de la responsabilidad de este cambio de paradigma se debe a las cuantiosas ventas de smartphones dotados de SO Android, que dominan ampliamente el mercado con un 80 % de presencia.

Los resultados de ventas mundiales del segundo trimestre de 2012 han permitido a los smartphones aumentar su cuota de mercado en un 46 % con respecto al primer trimestre mientras que los móviles tradicionales vieron como sus ventas se desplomaban en un 21% lo que sitúa las cantidades globales en 225 millones de smartphones vendidos contra 210 móviles de tipo tradicional. El crecimiento de las ventas de smartphones en Asia, Latinoamérica y Europa del Esta se ha incrementado respectivamente en un 74 %, 55 % y 31 %.

Las cifras reflejan también que en cuanto a marcas las que más venden son Samsung, Apple y LG con porcentajes sobre el total del mercado del 31 %, 14 % y 5 % seguidos de Lenovo y ZTE con un 4 % cada una. Por sistemas operativos además del reseñado predominio de Android con un 80 % tenemos un 14 % para iOS y mucho más atrás Windows adelanta a Blackberry con porcentajes de mercado del 3 % y el 2 % respectivamente.

Quien está más descontento con este sorpasso de los smartphones con respecto a los móviles tradicionales es Nokia que continúa basando gran parte de sus ventas en móviles “no inteligentes” y que ve así como se reduce su cuota de mercado y por tanto sus ingresos. En el segundo trimestre de 2013 los finlandeses han vendido 61 millones de móviles de este tipo, descendiendo notablemente sobre los 83 millones de terminales vendidos en el mismo período del pasado año, quedándole el consuelo de las buenas ventas de sus móviles con SO Windows, la gama Lumia, que vada vez va ganando popularidad.

vINQulo

Gartner

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor