Ya vienen los Gen8

CloudDatacenterGreen-ITInnovaciónServidores

HP presenta a clientes y socios su octava generación de servidores ProLiant, no sólo con los nuevos chips Intel Xeon E5 sino con la mayor batería de mejoras que se recuerdan.

Pocos días después de anunciar en rueda de prensa la nueva familia de servidores x86, HP ProLiant Gen8, el fabricante ha acercado todos los detalles de esta generación a clientes y socios de Madrid. El evento forma parte de un Tour que llevará a los responsables de Hewlett-Packard e Intel por toda la geografía española.

Y es que, para HP, se trata de una nueva generación que bate records en distintos frentes, no sólo a nivel de rendimiento y eficiencia energética, sino también en el lado de la administración, con determinadas funciones “revolucionarias” para reducir los tiempos de gestión o parada de los sistemas.

La resolución de problemas en los servidores ProLiant Gen8 se efectúa un 40% más rápido

Los HP ProLiant Gen8 forman parte del proyecto ‘Voyager’, iniciado hace dos años y en el que la compañía ha invertido 300 millones de dólares y registrado más de 900 patentes. Además, se engloban dentro de la estrategia de Infraestructura Convergente de HP, con la que se pretenden unificar todos los recursos de los centros de datos, desde los servidores al almacenamiento, pasando por la infraestructura de red y el software. Son por tanto, el siguiente peldaño de la compañía dentro de una estrategia a largo plazo.

Las crecientes necesidades de proceso de las compañías, en especial aquellas relacionadas con el cloud computing, han sido uno de los principales motivos para intentar mejorar los centros de datos no sólo mediante esa mejora del rendimiento y la eficiencia, sino a través de una inteligencia y autosuficiencia que pocos hubieran pronosticado hace tan sólo unos años.

 

HP ProActive Insight, la arquitectura que redefine el CPD

Los Gen8 han sido construidos para aumentar visiblemente los niveles de automatización y gestión inteligente. Ese es el cometido principal de la arquitectura HP ProActive Insight, compuesta tanto por software como por hardware.

En total, se han añadido más de 150 innovaciones que, según la propia compañía, están inspiradas en los propios clientes. No en vano, los Gen8 se habían estado probando en más de 100 centros de datos antes de ponerse en el mercado.

Por ejemplo, con este acercamiento es posible realizar actualizaciones online de cualquier elemento del sistema reduciendo hasta un 93% los tiempos de inactividad durante estos procesos. Como consecuencia de ello es posible incrementar la productividad, reducir los errores y simplificar las operaciones. El conjunto de piezas que lo permite se denomina Integrated Lifecycle Automation. HP asegura que se pueden ahorrar más de 30 días de tiempo administrativo al año por persona en un centro de datos de unos 1.000 m2.

En el lado del almacenamiento, las soluciones provenientes de 3PAR (adquirida hace algún tiempo por Hewlett-Packard) juegan un papel fundamental dentro de esta nueva generación. Durante el uso intensivo de los datos es posible mejorar el rendimiento casi 7 veces a través de las tecnologías incorporadas en Dynamic Workload Acceleration.

Otro de los ejes de la oferta de HP es Automated Energy Optimization. Como su propio nombre indica, es posible doblar de forma automatizada la capacidad de computación por vatio, una característica que hay que mirar con lupa en los tiempos que corren. Los cálculos de la compañía indican que se podrían ahorrar 7 millones de dólares en costes energéticos en un periodo de tres años para un centro de datos típico.

Por último, el fabricante destaca su portal HP Insight Online, basado en servicios cloud con el que los clientes podrán experimentar un servicio de soporte totalmente proactivo y eficiente. Sistemas de supervisión, gestión de activos, información del servicio de garantía… todo ello unificado en un servicio accesible desde cualquier lugar y en cualquier momento.

 

Intel Xeon E5, hasta un 80% más potentes

Como suele ser habitual en la industria, las grandes actualizaciones para centros de datos siempre llegan de la mano de nuevas hornadas de procesadores. Con cada generación se aumentan notablemente los niveles de rendimiento y eficiencia energética, algo que no es una excepción en los nuevos chips Intel Xeon E5.

La propia Intel asegura que, gracias a ellos, un servidor actual ofrece la misma potencia que veinte sistemas de hace unos diez años. Obviamente, el lector se puede hacer una idea del tremendo ahorro de costes que se consiguen.

Para conseguir estas mejoras, Intel ha llevado a cabo diversos cambios en la arquitectura de los microchips. Uno de los principales es la incorporación de la controladora de memoria dentro del propio encapsulado, por lo que se reducen los tiempos necesarios para transferir los datos entre los núcleos y la memoria del sistema.

Intel ha añadido un nuevo juego de instrucciones denominado AVX (Advanced Vector Extension), que permite duplicar el rendimiento de aplicaciones de computación intensiva, algo de vital importancia en entornos cloud.

El mayor fabricante de microchips asegura que estas y otras mejoras permiten aumentar la potencia hasta un 80% si se comparan con la generación anterior Intel Xeon X5690.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor