Ya vienen los Reyes…

Empresas

Alberto Méndez, consejero delegado de Mundo Reader, analiza el impacto que tendrá la actual campaña de Navidad en el mercado de los lectores electrónicos.

La Navidad es una época, en la que además de disfrutar de buenos deseos e ilusiones, los fabricantes y distribuidores del sector de la electrónica, al igual que muchos otros, esperan realizar una campaña con abundantes ventas que les permitan recuperar ampliamente las inversiones llevadas a cabo durante el año. Y más aún éste, en el que las esperanzas están puestas en enderezar el panorama marcado por la crisis.

En el caso particular de los ereaders, las previsiones para esta campaña navideña son optimistas, ya que las estimaciones globales es que en nuestro país las ventas globales de estos dispositivos superen las 200.000 unidades en 2010, duplicando prácticamente las registradas el pasado año.

Este incremento que se espera, se debe a la notoria bajada de precios que han registrado los ereaders en los últimos meses, en torno al 40% respecto al pasado año, y que ha sido motivada por diferentes factores. En primer lugar, y como cualquier producto manufacturado, la mayor oferta de estos dispositivos ha propiciado unos precios inferiores. Sin embargo, la pantalla de tinta electrónica, sigue siendo el elemento que más encarece este producto, ya que su fabricación es exclusiva para los lectores digitales, y son pocas todavía, las empresas que se encargan de su explotación en todo el mundo.

Asimismo, la gran reducción de precios impulsada por algunos grandes fabricantes de ereaders ha obligado a las firmas más pequeñas a seguir esta estela de menores precios para asegurarse una porción de las ventas en esta campaña. Todo ello ha dado como resultado que actualmente la mayoría de los ereaders de 6 pulgadas puedan adquirirse por menos de 200 euros, mientras que los lectores más sencillos y pequeños rondan los 150 euros.

Funcionalidades de última generación

Por otro lado, las ventas de ereaders también han aumentado gracias a que los más teckies han podido dar “rienda suelta” a su pasión por la tecnología con los últimos modelos de ereaders aparecidos en el mercado, que incluyen funcionalidades más avanzadas. De las últimas capacidades incorporadas a los ereaders, la más significativa es la conectividad, ya que gracias a los lectores con Wi-Fi, los usuarios pueden adquirir cómodamente las obras deseadas a través de su equipo, sin necesidad de utilizar un ordenador como intermediario. Esta tendencia seguirá avanzando, ya que en un futuro próximo también veremos en el mercado español los primeros ereaders con conectividad 3G.

Otra de las novedades que están cosechando un gran éxito son las pantallas táctiles, ya que facilitan el proceso de lectura, permitiendo pasar páginas o manejar el menú con un simple roce de los dedos. Así, hay modelos que incluyen pantalla táctil capacitiva o incluso la tecnología de infrarrojos.

Readers vs tabletas

De cara a la presente campaña navideña, algunos actores del mercado han mostrado su temor a que el auge de las tabletas producido por el fenómeno iPad pudiera canibalizar la venta de ereaders, pero desde nuestro punto de vista es muy improbable que se llegue a esta situación. Hay que destacar que se trata de productos distintos que se dirigen a colectivos con requerimientos diferentes.

La tableta es un dispositivo polivalente que ofrece conexión a Internet, permite la visualización de vídeos, la consulta del correo electrónico, o la reproducción de archivos de música y lectura. En general, se trata de dispositivos que hacen las delicias de los usuarios más jóvenes, acostumbrados a utilizar aparatos tecnológicos desde una edad muy temprana.

Por el contrario, los ereaders están diseñados específicamente para la lectura, por lo que tienen un mayor éxito entre los lectores asiduos que emplean como promedio más de 10 horas a la semana a la lectura de obras literarias, y que por ello prefieren la tecnología de tinta electrónica antes que otros dispositivos con pantalla retroiluminada, menos adecuados para una lectura prolongada.

En definitiva, la paulatina reducción de los precios en los ereaders está haciendo que poco a poco, estos dispositivos se vean como un elemento cotidiano y no como un artículo de lujo, por lo que, seguramente, sus Majestades Los Reyes de Oriente repartirán este año muchos de estos dispositivos además de buenas dosis de alegría e ilusión.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor