3 de cada 10 empleados acabarán trabajando definitivamente desde casa

Gestión EmpresarialTrabajo

IDC apunta que, “en un entorno en el que prácticamente el 90 % de las empresas se maneja con modelos híbridos, la movilidad de los empleados se debe afrontar con herramientas que favorezcan la agilidad y flexibilidad”.

Trabajar desde cualquier parte, sin necesidad de desplazarse a la oficina, es una necesidad en época de coronavirus. La nueva normalidad ha obligado a las organizaciones a reinventarse por medio de tecnología que mantiene la actividad e impulsa la productividad.

En España, por ejemplo, un 45 % de los CIOS confiesa que la modificación del puesto de trabajo es una de sus prioridades de inversión, lo que le ayudará a la adquisición y retención de talento.

Así lo revela la consultora IDC, cuyo director de Análisis y Consultoría, José Antonio Cano, señala que, “en un entorno en el que prácticamente el 90 % de las empresas se maneja con modelos híbridos, la movilidad de los empleados se debe afrontar con herramientas que favorezcan la agilidad y flexibilidad”.

“Es necesario ser muy eficientes para que el trabajador pueda desarrollar su actividad esté donde esté y por eso hablamos de hiperautomatización y de Smart Work”, indica.

La transformación del puesto de trabajo abarca tanto la oficina tradicional como a los trabajadores de primera línea y a los operadores de campo. “El coste de oportunidad de tener un equipo de trabajo de campo desconectado de la compañía genera impacto directo en el negocio más allá de la prestación del servicio”, dice Cano.

Actualmente hay algunos problemas vinculados a los servicios de campo, que tienen que ver con la consolidación de datos, el coste de la asignación de técnicos y de los sistemas heredados y la pérdida de competitividad.

Además de modificar el puesto de trabajo y potenciar la productividad, la optimización de la experiencia de cliente será otra prioridad de las empresas. Un 27 % de las organizaciones europeas espera rediseñar la experiencia de cliente para incluir experiencias sin contacto.

Otro aspecto fundamental es la seguridad. Parece que 3 de cada 10 empleados trabajarán definitivamente desde casa y esto forzará cambios en la metodología de la empresa extendida. “Una vez más, mejorar el compromiso del empleado con la compañía requiere que este se mueva en un entorno seguro para conseguir retener el talento”, apunta Cano.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor