A fondo: Al final, Dell Technologies anuncia la escisión de VMware

Empresas

Dell poseen un 81 % de participación en VMware desde su adquisición de EMC por 67.000 millones de dólares hace cinco años.

Al final habrá spin-off. Dell Technologies había estado valorando sus opciones y su resolución es que VMware comience un nuevo capítulo en solitario, como compañía independiente.

Así lo han anunciado sus actuales propietarios: “Después de una revisión exhaustiva de las posibles opciones estratégicas, ambas partes determinaron que esta transacción simplificará las estructuras de capital y creará valor de negocio adicional a largo plazo”.

“Con la escisión de VMware, esperamos generar oportunidades de crecimiento adicionales para Dell Technologies y VMware”, ahonda Michael Dell, presidente y CEO de Dell Technologies, sobre esta decisión, “y desbloquear un valor significativo para las partes interesadas”.

El máximo responsable de la compañía asegura que Dell Technologies y VMware “seguirán siendo socios importantes, lo que brindará a Dell Technologies una ventaja diferenciada en la forma en que entregamos soluciones a los clientes”.

“Al mismo tiempo”, explica, “Dell Technologies continuará modernizando sus negocios centrales de PC e infraestructura y aprovechará nuevas oportunidades a través de un ecosistema abierto para crecer en la nube híbrida y privada, el edge y las telecomunicaciones”.

Es decir, Dell Technologies y VMware continuarán unidas en base a un acuerdo comercial. VMware, por ejemplo, seguirá aprovechando Dell Financial Services para financiar las transformaciones digitales de los clientes.

Pero la intención de Dell Technologies es sacar rédito a áreas concretas de negocio en las que opera, como los ordenadores, la nube o la digitalización. A partir de su separación, que debería tener lugar en el cuarto trimestre, cada empresa se basará en un enfoque diferenciado que les permita “crecer en la era de los datos”.

Una compra millonaria

Dell Technologies posee un 81 % de participación en VMware. A finales de 2015, hizo oficial su acuerdo para adquirir EMC por 67 000 millones de dólares. Esto le supuso la propiedad de marcas como Pivotal, VCE, RSA, Virtustream o la propia VMware.

En aquel momento, el presidente y CEO de EMC, Joe Tucci, se mostraba convencido de que la combinación de las dos grandes tecnológicas demostraría ser “una combinación ganadora”. Se trataba de una combinación histórica y millonaria.

VMware era el negocio más valioso de todos los adquiridos, con un valor de mercado estimado en 29 000 millones de dólares, casi la mitad del precio de compra acordado por la totalidad de EMC.

La compra de EMC se completaba un año más tarde tras recibir las aprobaciones reglamentarias necesarias. Con esta fusión surgió la actual Dell Technologies. Los inversores de EMC recibieron 24,05 dólares por acción.

Al cierre de la  nueva operación, los accionistas recibirán 0,44 acciones de VMware por cada una que posean en Dell Technologies. Además, VMware distribuirá un dividendo de hasta 12 000 millones, de los que entre 9300 y 9700 millones corresponden a su mayor propietario, que tiene la intención de utilizar el dinero para saldar su deuda.

Tras la separación, Michael Dell conservará su puesto de presidente de la junta de VMware, además de seguir ejerciendo como presidente y CEO de la compañía que lleva su nombre. Zane Rowe también se mantendrá como CEO interino de VMware.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor