A fondo: ¿Cumplir el Acuerdo de París diez años antes? Amazon lo cree posible

Green-ITInnovación

Y, por ello, promueve la iniciativa The Climate Pledge. Mientras, Google anuncia la “mayor inversión en energía renovable” de su historia.

El cambio climático es uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos como sociedad. Y el paso del tiempo juega en nuestra contra. Ciudadanos, empresas, políticos… todos debemos colaborar para frenar la contaminación y proteger el medioambiente de las agresiones de origen humano, industrial y hasta tecnológico, como única base sobre la que se puede construir todo lo demás.

Este objetivo de protección y lucha por la sostenibilidad es el que ha impulsado varias iniciativas en el campo más tech a lo largo de esta semana. Primero, Salesforce presentaba la solución Salesforce Sustainability Cloud, una plataforma empresarial para impulsar la acción climática y reducir la huella de carbono. Y ahora Google y Amazon han hecho sendos anuncios que también van encaminados a favorecer las emisiones cero.

La mayor compra de energía renovable de Google

Google ha anunciado la “mayor inversión en energía renovable” de toda su historia a través de un paquete de más 1 600 megavatios que incluye 18 nuevas compras de energía repartidas por el territorio de Estados Unidos, Sudamérica y el continente europeo.

En concreto, comprará 720 megavatios de granjas solares en Estados Unidos: 490 en Texas, 155 en Carolina del Norte y 75 en Carolina del Sur, desviándose un poco de su apuesta mayoritaria por la energía eólica. Sin salirse del continente americano, añadirá hasta 125 megavatios de capacidad de energía renovable a la red que abastece su centro de datos chileno, combinando por primera vez energía solar y eólica. Y, por último, un total de 793 MV se repartirán entre Finlandia (255), Suecia (286), Dinamarca (160) y Bélgica (92).

La cartera mundial de compras de energía por parte de Google crece así en más de un 40 %, hasta situarse en los 5 500 megavatios, lo mismo que produce un millón de tejados solares. O, como destaca su CEO, Sundar Pichai, “una vez que todos estos proyectos se alineen, nuestra cartera de energía libre de carbono producirá más electricidad que la que lugares como Washington D.C. o países enteros como Lituania o Uruguay usan cada año”, lo que da una dimensión de su proyecto de implantación de millones de paneles y cientos de turbinas por el mundo.

Cabe señalar que Google se considera una empresa con huella de carbono neutra desde hace más de una década. Y hace un par de años anunció que todo su consumo anual de electricidad provenía ya de energías renovables, repitiendo logro en 2018.

Además de las nuevas compras de energía, el gigante de la G ha decido subvencionar a REBA en Estados Unidos y a RE-Source en Europa a través de Google.org con medio millón de dólares y 200 000 dólares, respectivamente. Un dinero que se destinará, entre otras cosas, a impartir formación y ampliar el acceso a la denominada energía limpia.

Amazon, primer firmante de The Climate Pledge

Por su parte, Amazon se ha propuesto acelerar las metas establecidas hace tres años por los valedores del Acuerdo de París sobre reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Para ello ha puesto sobre la mesa la iniciativa The Climate Pledge, con ayuda de Global Optimism. Amazon se ha convertido en su primer firmante. Se compromete así a reducir a cero sus emisiones netas de carbono para 2040 en vez de para 2050, recortando en diez años lo establecido por el Acuerdo de París. En la práctica deberá adoptar estrategias de descarbonización y nuevas prácticas comerciales que pasen, por ejemplo, por el uso de energías renovables o la reducción de ciertos materiales.

También informará de forma regular sobre sus emisiones de gases de efecto. Y buscará métodos para neutralizar las restantes con compensaciones que sean socialmente beneficiosas. Así lo establece la iniciativa, que busca nuevos socios.

Amazon invertirá 440 millones de dólares en la conducción eléctrica. Ya ha realizado un pedido de 100 000 vehículos de reparto al fabricante Rivian y espera que las primeras furgonetas que salgan de esta alianza comiencen a circular por las carreteras y a repartir paquetes en 2021. La cifra irá aumentando poco a poco. En 2022 deberían ser 10 000 y en 2030 debería estar listo el lote total de 100 000.

Amazon cree que podrá llegar a un 80 % de energía renovable antes de 2024 y subir hasta el 100 % para el año 2030. Hasta el momento cuenta con 15 proyectos de energía eólica y solar con capacidad para generar más de 1 300 megavatios.

La empresa de Jeff Bezos quiere dejar de “estar en medio de la manada en este asunto”. El propio Jeff Bezos, fundador y CEO de Amazon, explica que “hemos decidido usar nuestro tamaño y escala para marcar la diferencia. Si una empresa con tanta infraestructura física como Amazon, que entrega más de 10 000 millones de artículos al año, puede cumplir con el Acuerdo de París 10 años antes, cualquier empresa puede hacerlo”, sostiene.

“He estado hablando con otros CEOs de compañías globales y estoy encontrando mucho interés en unirse”, revela. “Las grandes empresas que firmen The Climate Pledge enviarán una señal importante al mercado de que es hora de invertir en los productos y servicios que los firmantes necesitarán para cumplir con sus compromisos”.

Amazon también se ha implicado en el Right Now Climate Fund, en asociación con The Nature Conservancy, con una inversión de 100 millones de dólares para abordar el problema del cambio climático a través de la protección de bosques, humedales y turberas.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor