A fondo. El empleo freelance triunfa entre los ‘millenials’

Big DataDatos y AlmacenamientoEmpresasGestión EmpresarialProyectosRecursos HumanosSoftwareTrabajo

El sector TIC cada vez apuesta más por la contratación de profesionales freelance. ¿Qué ventajas presenta esta fórmula, tanto para los trabajadores como para las empresas? ¿Y cuáles son perfiles más demandados?

El mercado laboral se está orientando cada vez más hacia la contratación de profesionales freelance, que permiten afrontar el desarrollo de nuevos proyectos sin impactar en la estructura de costes fijos de las empresas.

Según los datos del informe ‘Understanding Independent Professionals in the EU’, elaborado por The Association Independent Professionals and the Self Employed, la presencia de freelances en el mercado laboral europeo ha aumentado un 99% desde el arranque del presente milenio, representando ya el 29% de la fuerza laboral del continente.

¿Y en nuestro país? Malt ha realizado el estudio ‘La situación de los freelances en España’, donde analiza la realidad de estos profesionales. El 75% de los encuestados ha apostado por ser freelance por voluntad propia. Sin embargo, pese al auge de los trabajadores por cuenta propia, el 95% de los freelances piensan que su situación no forma parte de la agenda política.

En cuanto al perfil de este tipo de profesionales, el informe descubre que se trata sobre todo de personas de 31 a 35 años (21%), pero también los grupos de 26 a 30 años (18%) y de 36 a 40 años (17%). Es decir, que más de la mitad (56%) tiene de 26 a 40 años, un segmento de edad que coincide que casi podría solaparse con la denominada generación ‘millenial’. Y es más frecuente entre los hombres (59%). Por otro lado, cabe destacar que casi dos tercios de los freelances se concentran en Madrid (40%) y Cataluña (24%).

Auge en el sector TIC

El sector TIC es uno de los que más ha notado el ‘boom’ del trabajo freelance. Según el estudio de Malt, entre los profesionales por cuenta ajena más habituales en el mercado laboral nos encontramos con redactores de contenidos y community managers (16%), desarrolladores (15%), expertos en analytics y marketing digital (7%) y administradores de sistemas y bases de datos (2%).

Carmen Boronat, responsable de Comunidad de Malt, se detiene en algunos de los profesionales TIC más buscados, como los programadores. “La demanda de estos perfiles no para de crecer, destacando perfiles expertos en Java, Python, Cloud, Scala”, afirma.  También señala los freelances relacionados con la gestión y manejo de datos, como data analyst, data architect o data scientist. “Son profesiones cada vez más demandadas en las grandes corporaciones, que manejan gran cantidad de datos y necesitan saber cómo pueden obtener el mayor beneficio”

Asimismo, se refiere a los profesionales vinculados con la ciberseguridad, “ya que cada vez es más importante dotar de seguridad a las empresas para proteger todos esos datos que manejan”. Y otros perfiles muy demandados serían los relacionados con el marketing digital, “especialmente los analistas SEO/SEM”, comenta Boronat. “Debido al proceso de digitalización que están viviendo muchas empresas españolas, éste es otro de los perfiles más solicitado”, añade.

Soraya Salgado, marketing manager de Ticjob, afirma que “los roles que más se demandan en el ámbito freelance del sector TIC son consultor, programador y analista programador”. Y Jorge González, director de Modis IT, perteneciente al grupo Adecco, reseña que los perfiles más buscados son expertos en movilidad, diseño y usabilidad y consultores muy especializados en Big Data y algunos módulos de SAP.

Por su parte, Rodrigo Méndez, CEO de Tecnoempleo, indica que “desarrolladores de apps y webs están muy solicitados, pero también expertos en comercio electrónico que puedan configurar una tienda online, auditores de SEO para mejorar el posicionamiento de un servicio o producto, etc.”.

¿Cuánto cobra un freelance?

La responsable de Malt explica que las tarifas “varían mucho dependiendo del nivel de expertise y del tipo de proyecto o de la disponibilidad del freelance”. Hecha esta anotación, especifica que “cuando hablamos de un perfil junior, podríamos contemplar una tarifa de 100-150 euros/día; mientras que si contemplamos un perfil senior de programador informático o ciberseguridad, podríamos estar hablando de 400-600 euros/día”.

En cualquier caso, insiste en que “la tarifa varía según cada experto y refleja el valor añadido que puede aportar un profesional acostumbrado a resolver problemas en ámbitos diversos y capaz de adaptarse a toda cultura corporativa sin perder eficiencia y autonomía”.

Méndez coincide en señalar que “es difícil indicar un rango de tarifas para el trabajo en modalidad freelance, ya que el ámbito de cada proyecto es muy diferente”. No obstante, precisa que “los especialistas en SEO están alrededor de 30 euros/hora; los desarrolladores web, en 25 euros/hora; los expertos en seguridad, en unos 35 euros/hora; y los profesionales que ofrecen sus servicios como diseñadores están en torno a 20 euros/hora”.

En cuanto a los freelances TIC mejor pagados, la marketing manager de Ticjob señala que serían los coordinadores de proyecto (entre 150-200 bruto/hora), analistas programadores (entre 100-150 bruto/hora), así como consultores y formadores TI  (entre 80-120 bruto/hora).

Por su parte, el responsable Modis IT-Adecco, puntualiza que “dentro de los freelance, y por la explosión de los datos, los que más facturación generan son los profesionales de Big Data, cobrando entre 40 y 100 euros a la hora, en función de la especialización”.

Ventajas para las empresas…

Abordar el desarrollo de un proyecto recurriendo a freelances presenta ventajas innegables para las compañías. “Las ventajas claras son la flexibilidad, las fechas, el pago por horas, la menor necesidad de planificación y la gran especialización que aportan estos expertos, que difícilmente puedes tener en tu propia compañía”, señala González.

La responsable de Malt afirma que  “trabajar con freelances es una forma de sumarse y beneficiarse de la Extended Workforce -fuerza de trabajo extendida- y contar con expertos para apoyar a tu equipo cuando no domina un área concreta y necesaria para llevar a cabo un proyecto”.

Hace hincapié en que “en estos momentos, en los que la escasez de talento es tan acentuada, los freelances suponen la mejor solución para las empresas, ya que son los profesionales más formados. Se trata de perfiles superespecializados, que prefieren trabajar por proyectos”, comenta Boronat.

La responsable de Ticjob remarca que la principal ventaja es que se puede contratar por proyecto. “En el sector TIC, es habitual trabajar por proyecto. Una vez acabado, no hay ningún tipo de relación contractual. De este modo, se abaratan los costes”, apunta.

Además, en muchos casos, se trata de proyectos muy concretos y puntuales, por lo que no tiene sentido contar con estos trabajadores en nómina, ya que la labor que pueden desempeñar en el seno de la empresa concluye cuando termina el proyecto, tal y como reseña el CEO de Tecnoempleo.

…Y para los trabajadores

No sólo las empresas se ven beneficiadas, sino que muchos profesionales también prefieren esta fórmula. Según el informe de Malt, las razones que esgrimen los freelances –no sólo del sector TIC- para justificar su decisión de trabajar por cuenta propia son la mayor conciliación que permite entre la vida laboral y personal (54% de los consultados), la posibilidad de escoger clientes y proyectos (50%) y la capacidad de organizar mejor su tiempo (42%).

“Las ventajas para los trabajadores son, claramente, la retribución, la gestión autónoma de su tiempo de trabajo y la elección de los proyectos y servicios en los que colaborar”, confirma el responsable de Adecco.

En este mismo sentido, Boronat  señala que “hay muchos profesionales que prefieren la libertad que proporciona el trabajar por proyectos”. Según explica, “el número de personas que deciden trabajar por cuenta propia es cada vez mayor porque permite aplicar tu talento cuando más se necesita e ir avanzando en tu campo de trabajo mucho más rápido, por el contacto continuo con diversos equipos y proyectos”.

Asimismo, Salgado pone el acento en que lo mejor que ofrece al trabajador este tipo de contratación es que “el profesional no se encierra en un ecosistema tecnológico único y tiene la posibilidad de manejar diferentes sistemas y tecnologías, de manera que puede mejorar en mayor medida su perfil”.

Por otro lado, Méndez remarca que “trabajar como freelance ofrece una potencial fuente de ingresos adicionales a su trabajo; o incluso constituir un empleo a tiempo completo, en algunos casos”. Además, considera que “puede ayudar a labrarse una reputación en el mundo tecnológico que le abra las puertas de nuevas oportunidades profesionales”.

Aunque también inconvenientes

El modelo de contratación freelance también presenta algunas desventajas, tanto para las compañías como para los trabajadores. El CEO de Tecnoempleo reseña que al contar con freelance, “la empresa debe adaptarse a trabajar con profesionales que pueden necesitar trabajar en remoto o de manera diferente a la que acostumbra la compañía”.

Otro problema señalado por la responsable de Malt es que “una vez el proyecto finalice, la empresa no podrá retenerlos, ya que no desean ligarse a una empresa a largo plazo”. Y esto puede traer complicaciones más adelante. “Para futuros cambios o problemas que puedan surgir una vez terminado el proyecto para el que el freelance ha sido contratado, éste puede desvincularse y no tener disponibilidad para solventar dichas incidencias”, anota la marketing manager de Ticjob.

Además, González cree que el principal problema es el compromiso de los freelance, ya que “priorizan en base a sus necesidades, que no siempre convergen con las de las empresas”, así como la escasez de profesionales.

En cuanto a las desventajas para los freelances, el informe de Malt desvela que los más citados por estos profesionales son la inestabilidad de ingresos (70%) y la dificultad que comporta tener que buscar clientes (64%). El responsable de Modis IT-Adecco coincide en que “los inconvenientes son la necesidad de estar de forma permanente buscando colaboración y la autogestión de impuestos y los ingresos fluctuantes e impredecibles a corto plazo”.

Igualmente, Salgado opina que “la principal desventaja es que no te aseguras una estabilidad laboral, ya que trabajas por proyectos”. No obstante, cree que esta circunstancia actualmente “es un mal menor” en el sector TIC, “ya que se disfruta de una situación de pleno empleo y siempre se puede optar por otros tipos de contrato”.

Por otra parte, Méndez hace hincapié en que “el gran inconveniente es la estructura actual del sistema de trabajadores autónomos, que implica cuotas fijas independientemente de la facturación que haya conseguido el profesional en ese mes”. Así, considera que “eso hace que realizar labores de freelance, en lugar de suponer un ingreso adicional, pueda suponer un coste para el profesional”.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor