A fondo. Huawei ya lo advierte: 2020 “será un año difícil para nosotros”

Empresas

Eric Xu, su presidente rotatorio, ha echado la vista atrás por 2019, un año marcado por la lucha con Estados Unidos, y se marca objetivos para los próximos meses.

Huawei no será capaz de ingresar tanto dinero como tenía previsto en este 2019. Durante el tercer trimestre conseguía llegar a los 610 800 millones de yuanes, menos de 90 000 millones de dólares al cambio. Ahora, cuando todavía no ha tenido tiempo para cerrar el cuarto trimestre, pero con el mes de diciembre dando su último coletazo, ha anunciado que espera terminar el ejercicio con un incremento del 18 % interanual en este apartado.

La cifra final será algo menor a la que esperaba la compañía china en un principio, pero la realidad es que seguirá creciendo. Es decir, habría sido capaz de mantenerse “fuerte frente a la adversidad“, en palabras de Eric Xu, su presidente rotatorio.

Xu ha publicado un largo escrito con motivo del cambio de año, que se puede consultar en la web de Huawei bajo el título de Avanzando para sobrevivir y prosperar. En él destaca que “2019 fue un año extraordinario para Huawei. A pesar de los esfuerzos concertados del gobierno de los EE. UU. para mantenernos por debajo, hemos llegado al otro lado y seguimos creando valor para nuestros clientes”.

El directivo hace referencia a la batalla que se ha desatado entre el país americano y China, que escribió uno de sus capítulos centrales la pasada primavera, cuando el presidente Donald Trump alegó motivos de seguridad para emitir una orden ejecutiva que impactaba directamente a la cadena de suministro. En la práctica, esta orden paralizaba las relaciones comerciales y prohibía a compañías como Huawei, enmarcadas dentro de la ya famosa Entity List, la adquisición de tecnología vital de Estados Unidos sin contar antes con una aprobación especial.

“En 2020, continuaremos en la US Entity List. No creceremos tan rápido como lo hicimos en el primer semestre de 2019, un crecimiento que continuó durante todo el año debido al gran impulso en el mercado. Será un año difícil para nosotros”, reconoce Eric Xu. “No tendremos nada en lo que confiar salvo el arduo trabajo de nuestra gente, así como la confianza y el apoyo continuos de nuestros clientes y socios”.

“La supervivencia será nuestra primera prioridad”, adelanta. Y, “para este fin, debemos permanecer dedicados, poner siempre a nuestros clientes por delante y seguir creando valor. Específicamente, nos enfocaremos en las siguientes cuatro áreas: mantener el crecimiento, mejorar nuestras capacidades, optimizar nuestra organización y controlar los riesgos”.

El plan de Huawei

¿Qué quiere decir cada una de estas cosas? Por un lado, Huawei tiene la intención de seguir concentrando esfuerzos en negocios que ya le están dando resultados. Uno es el de las redes 5G, Otro es el de la inteligencia artificial y los procesadores, apostando por las marcas Ascend y Kunpeng. También favorecerá la transformación digital, un ámbito en el que ha apoyado a más de 700 ciudades y 228 compañías del la lista Fortune Global 500. Y no se bajará del espacio smartphone. En 2019 ha enviado 240 millones de teléfonos inteligentes y en 2020 quiere garantizar las ventas en mercados extranjeros.

“Después de años de esfuerzo, hemos establecido mecanismos sólidos para cultivar la cosecha, pero aún tenemos que desarrollar un mecanismo que fomente un ambiente más fértil en general. Necesitamos poner esto en funcionamiento en 2020”, impone el presidente rotatorio de Huawei. “Necesitamos seguir trabajando duro para ganar la confianza de nuestros socios y gobiernos locales, mejorar nuestra reputación en mercados locales y seguir creando mayor valor para nuestros clientes y la sociedad en general”.

Eric Xu también ve claro que “todos en Huawei necesitan mejorar su experiencia y cerrar brechas en los conjuntos de habilidades clave, porque existiría “una brecha enorme entre nuestras capacidades existentes y lo que se necesita para cumplir con las expectativas del cliente”. Para enmendar esta situación, revisará los criterios de competencia y asignará más responsabilidades a empleados de campo. “Nuestros objetivos principales son perfeccionar nuestra capacidad para luchar y reducir la burocracia. Cualquier equipo que no contribuya a mejorar la competitividad de las unidades operativas o a mejorar el apoyo y los servicios estratégicos se fusionará o reducirá”, advierte.

Así, “las personas que se vuelvan redundante durante este proceso serán transferidas a otros equipos para asegurar el enfoque y la supervivencia de la empresa”. Xu ha hecho especial énfasis en la preparación de su plantilla: “necesitamos dar el ejemplo correcto y revitalizar continuamente nuestra organización eliminando gerentes mediocres y empleados autocomplacientes”. A quienes hagan “grandes contribuciones”, se les ofrecerá “la oportunidad de desarrollarse más rápido”; mientras tanto, se prescindirá de “personas que han perdido su espíritu emprendedor, que han construido su posición sobre conexiones personales o informes vacíos y no procesables, y aquellos que priorizan las ganancias a corto plazo y transmiten problemas a sus sucesores”.

Medidas adicionales que prevé Huawei son favorecer la movilidad de los empleados centrados en I+D, desarrollar el talento local, destinar 2 000 millones de dólares durante el próximo lustro a la construcción de productos, reforzar la ciberseguridad y la privacidad y garantizar el suministro.

“Cuestión de vida o muerte”

“Cualquier riesgo que socava la continuidad de nuestro negocio debe tratarse como una cuestión de vida o muerte. Necesitamos competir contra el tiempo y desechar todo tipo de esperanza poco realista”, declara uno de los máximos responsables de Huawei, que manteniendo el tono bélico y metafórico al que ha recurrido más veces la compañía asiática, añade que “la dificultad es el preludio de un mayor éxito, y la adversidad es la afiladora de un equipo con voluntad de hierro”.

“La campaña del gobierno de los Estados Unidos contra Huawei es estratégica y de largo plazo. Es una gran oportunidad para motivarnos a nosotros mismos y desarrollar algo de músculo. Una gran oportunidad para que estemos más unidos como equipo y desarrollemos las capacidades que necesitamos para enfrentar mejor los desafíos futuros”, insiste Xu.

El presidente de Huawei se muestra convencido de que “el gobierno de EE. UU. seguirá reprimiendo el desarrollo de tecnología líder”, dibujando “un entorno desafiante para que Huawei sobreviva y prospere”. Pero también tiene la visión de Huawei como un “tallo de bambú que se mantiene erguido y orgulloso frente al viento en todas las direcciones, ya sea norte o sur, este u oeste”.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor